Redacción

La Alberca Olímpica de la Universidad de Guadalajara busca su certificación como espacio cardioprotegido, lo que significa que además de contar con equipo especializado, su personal estará capacitado para actuar ante una emergencia.

Para ello, la Coordinación General de Servicios Universitarios (CGSU), mediante la Unidad de Protección Civil Universitaria, en coordinación con el Consejo Estatal para la Prevención de Accidentes, capacitaron a personal del área administrativa, instructores y usuarios con la finalidad de certificarla como un espacio acuático cardioprotegido.

Oscar Vargas Lares, jefe de la Unidad Administrativa de las Instalaciones Deportivas del Tecnológico, dijo que con esta acción quieren dar mayor seguridad a los usuarios de este espacio y que poco a poco buscarán certificar áreas como el Gimnasio de Usos Múltiples y el Coliseo Olímpico.

“Este es el primer paso, después de esta capacitación la siguiente fase sería la evaluación del Gobierno Federal, con fecha aún por definir, para posteriormente obtener la certificación una vez cumplidos los requisitos”, explicó.

Dijo que por lo pronto la alberca trabaja al 60 por ciento de sus capacidad tomando en cuenta las recomendaciones y requerimientos que pide la Secretaría de Salud, ante la pandemia de COVID-19.