JALISCIENSE SE DESPIDE DE LAS PARALIMPIADAS

0
30

Carlos Felipe Godínez García

Cargado de oro y gran trayectoria, tanta que se ha convertido en el ídolo a seguir, Heli de Jesús Castillo deja las competencias de la Paralimpiada Nacional, pues ésta fue su última justa y ahora se fija otras metas en el deporte, las competencias para él en la categoría de Ciegos y Débiles Visuales siempre es algo que lo hace sentir feliz y orgulloso de si mismo.

Heli, es un ejemplo de lucha, nada le ha impedido destacar, siempre ha entregado lo mejor de sí mismo y es uno de los grandes pilares de Jalisco para convertir al estado en lo que son todos nuestros atletas, un gigante del deporte y este año en la Universidad Deportiva del estado de Colima, lo volvió a demostrar con sus seis oros, una de plata y un bronce, que le sumó al medallero general de la competencia, misma en la que ahora se lleva el título de ganador por decimoquinta vez consecutiva a nivel nacional.

El jalisciense tiene 21 años de edad y es originario de Capilla de Guadalupe, municipio de Tepatitlán, Jalisco, la zona alteña del estado, pero actualmente vive en Zapopan, mismo donde el jalisciense destacó en la práctica deportiva aún contra la opinión de su papá, quien le decía que en eso no había futuro y realmente estaba muy lejos de imaginar lo que la disciplina y la voluntad, son capaces de hacer cuando se funden en el deseo de triunfo.

Practicante de la natación, triatlón, atletismo y boccia, Heli llegó a su última Paralimpiada, la octava, coronando tres años de triunfos consecutivos, pues en este tiempo se convirtió en uno de los más grandes medallistas de Jalisco en el Deporte Adaptado. Logró en 2016 cinco oros, dos platas y un bronce; en 2017 refrendó la cuota de preseas doradas y cerró este año con sus seis oros, una plata y un bronce.

Pero sólo una parte de la historia de este atleta termina aquí, Heli, se despide de la justa nacional que marcó su vida, porque debe alcanzar otras metas deportivas y explica de manera nostálgica lo que le duele dejar la competencia que le ha permitido convertirse en la persona que hoy en día es, después de tantas buenas experiencias y excelentes resultados.

Después de ocho años dentro de esta justa, “conocí a muchos de los que serán mis mejores amigos para toda la vida”, y a pesar de que deja con tristeza las competencias para enfocarse en los nuevos retos dentro del deporte, se va feliz y satisfecho.

“Recuerdo perfectamente el 14 de febrero del 2011 cuando inicié, yo tenía 13 años y un maestro que me dio clases en la escuela, trabajaba en Code como entrenador y en ese entonces me invitaron a ser parte de Code, bueno como siete veces, pero por motivos personales no pude aceptar las invitaciones y fue hasta la secundaria donde me vuelven a invitar y acepté”.

Sus entrenadores le dijeron que tenía todo para ser un buen fondista; sin embargo él continuó con la natación y fue hasta después donde decidió participar en el para-atletismo, deporte que le llamó la atención gracias a una invitación para participar en una prueba de triatlón, disciplina que finalmente llenó sus expectativas.

“El deporte me mueve, me ha ayudado a desarrollarme como persona y me hace sentir feliz y orgulloso de mí mismo”, menciona Heli, para quien hay nuevas miras, principalmente los Panamericanos de Lima, Perú en 2019, independientemente de todas las justas nacionales e internacionales que se le crucen por el camino.

Para eso se prepara este atleta quien dice que las competencias en las que ya ha participado, le dejan un gran aprendizaje y por ello, tiene que agradecerle no sólo a la vida y a su papá que picó el orgullo, sino también a muchas personas como su familia, sus entrenadores, Sheila Pérez, Margarita Hernández, José Arellano, Cristhian Castañeda, su amiga Adriana Carrillo, la institución y patrocinadores que lo apoyan.

Con lágrimas en los ojos, el representante de Jalisco, cierra una etapa en su vida para empezar con nuevos retos, “yo soy medallista de oro y me falta mucho por recorrer, aprendo de mis errores para no cometerlos en el futuro” y a pesar de sus limitaciones, Heli ve para sí, un futuro prometedor.