Redacción

La inseguridad y la violencia en México complican la relación bilateral con Estados Unidos de América (EUA), y aunados al descenso de indicadores económicos y de calidad de vida, están detonando la migración hacia dicho país, señalaron investigadores de la Universidad de Guadalajara al analizar la nueva era diplomática entre los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden.

“Es la tormenta perfecta. El escenario apunta hacia allá, y habría que ver también cómo juegan los sectores económicos y si, eventualmente, hay un mayor crecimiento en México. El tema de la inseguridad puede acelerar la migración, combinado con otros factores que están en juego”, dijo Jorge Luis Chabat Madrid, profesor investigador del Departamento de Estudios del Pacífico.

El catedrático recapituló algunos episodios relacionados con la inseguridad que han tensado la relación entre ambos países, como la detención y liberación de Ovidio Guzmán (2019), la masacre de la famila LeBaron en los límites de Sonora y Chihuahua, quienes eran ciudadanos estadounidenses, la detención del general Salvador Cienfuegos y los esfuerzos del gobierno de AMLO para liberarlo.

A esto se suma que la política de no confrontación de la actual administración (resumida en la frase “Abrazos, no balazos”), ha tenido resultados poco satisfactorios, pues México tiene una tasa de alrededor de 28 asesinatos por cada 100 mil habitantes.

Chabat Madrid recordó que apenas en marzo pasado, el general Glen D. VanHerck, Jefe del Comando Norte de EUA, declaró en una conferencia de prensa en el Pentágono que las organizaciones criminales controlan entre 30 y 35 por ciento del territorio mexicano, por lo cual los ciudadanos buscan salir del país.

“Se han ido incrementando las alertas de viaje de Estados Unidos a México en estados como Chihuahua, Durango, Morelos Jalisco, Sonora y Zacatecas, entre otros. Más de medio país con alertas, algunas de mayor intensidad que otras. Y seguramente será tema de conflicto con EUA la actuación del narcotráfico en las elecciones. Hay versiones de que maniobró en favor de algunos candidatos y otros se les han señalado vínculos claros, y eso debe de preocupar a Estados Unidos, que ya han manejado la posibilidad de replantear la iniciativa Mérida”, apuntó Chabat Madrid.

Con este contexto, Miguel Ángel Sigala Gómez, investigador del Centro de Estudios sobre América del Norte, vislumbra una tercera etapa en la historia de la migración de México hacia EUA. Señaló que el incremento de remesas, lejos de ser un indicador positivo, refleja que este país no está ofreciendo soluciones en territorio nacional.

“La migración puede aumentar hacia Estados Unidos. Recientemente, hay información sobre el aumento de la pobreza en México y la reducción de la clase media. El CONEVAL, unas cuantas semanas atrás, mencionaba que México contaba con 900 mil pobres más, producto de la crisis mundial y que la clase media se reducía en 2 por ciento, por lo menos”, apuntó.

Miguel Alejandro Híjar Chapa, profesor investigador del Departamento de Estudios Internacionales, declaró que la política exterior se ha complicado por los arrebatos de AMLO, que ha mostrado una doble vara con Donald Trump y su sucesor Joe Biden.

“Desde que se tardó en felicitar a su homólogo, López Obrador insistió puntualmente que lo hacía para evitar que pasara lo que a él le había sucedido, sobre su insistencia de que le robaron la elección. Y la carta que envía finalmente semanas después de felicitación a Biden tiene una muy clara advertencia de que hay que respetar la soberanía de México y la autodeterminación, y que no debe haber intervención de ningún tipo. Algo que con Biden ha hecho bastante hincapié, pero antes no hizo”, subrayó.

Recordó que en el tema de Cuba, López Obrador ha tenido una narrativa “estridente” y ha mostrado opiniones encontradas en temas relativos al hemisferio occidental, como es el caso de Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

“En el caso de Cuba, más allá de hacer simplemente referencia a ello, insistió en que hay una cuestión de intervencionismo. Él cree que las protestas tienen la mano extranjera detrás, por supuesto la alusión la hizo a Estados Unidos. Todo eso podría complicar la relación con el vecino del norte”, indicó.

Al menos, hay un asunto positivo: el incremento en las importaciones y exportaciones derivado del nuevo T-MEC, que cumplió su primer semestre en operaciones, añadió el Director del Centro de Estudios sobre América del Norte, Arturo Santacruz Díaz Santana.

“Ha sido el crecimiento de las exportaciones, enmarcadas en el T-MEC, por lo que la economía está volviendo a crecer, y se espera que crezca este año alrededor de 5.56 por ciento. La explicación de este crecimiento sostenido de la economía mexicana, que de alguna manera se está empezando a dar, tiene que ver más con el ámbito externo. Es evidente que la locomotora de esta recuperación económica está en lo que se refiere al T-MEC”, subrayó.