Durante esta cuarentena los especialistas recomiendan mantenerse activos, por lo que una actividad que pueden realizar en familia es ordenar nuestros escritorios, para tener un espacio cómodo para poder trabajar o estudiar.
En muchas ocasiones por la falta de tiempo es muy difícil tener tu lugar de trabajo cien por ciento en orden y más si el escritorio se encuentra en nuestros hogares y el trabajo lo realizamos generalmente fuera de casa, sin embargo debido a la contingencia sanitaria por el Covid-19, en muchas empresas se tomó la determinación de trabajar en el hogar.
Ante esta situación, debemos tener un espacio agradable para poder realizar nuestras labores tal como si estuviéramos en la oficina o incluso con más comodidad, por lo que les aconsejamos que antes que nada retire todo lo que tenga en el escritorio en la parte superior para poder hacer una limpieza a profundidad tirando todo lo que ya no sirve.
Posteriormente puedes clasificar cuáles son los materiales que más utilizas para realizar tus actividades y dejarlos en un sitio a tu alcance, coloca tu computadora, agenda, calendario, audífonos, y procura tener el mobiliario adecuado para estar cómodo y con ello garantizar un lugar idóneo para tus actividades cotidianas.
En cuanto concluyas la parte superior retira todo lo que tengas en los cajones y de igual forma desacerte de todo lo que no sirva, papeles viejos, plumas inservibles y cosas que se han ido acumulando con el tiempo.
Para evitar estresarte se recomienda que se escuche música de tu gusto personal, por qué no, algo de música clásica para tener un ambiente agradable al momento de estar realizando la limpieza, siempre teniendo en cuenta en que solo se debe tener lo necesario, inclusive el mínimo de adornos, debido a que estos pueden restar la atención a la actividad que estamos realizando.
Por último se recomienda buscar la mejor forma de organizar tus archivos y papeles, de ser posible que no estén a la vista, debido a que es un elemento que tiende a desorganizarse, por lo que es mejor tenerlos en un cajón archivador, que te permita tener ordenados los papeles pendientes con un orden en el que los archivos o papeles que ya estén resueltos o que no sean de gran importancia los tengas al final del cajón o archivero, previa clasificación, hasta llegar a los materiales en los que te encuentras trabajando.