Por Héctor Medina Varalta

 

>>…México es un país lleno de oportunidades.

Si quieres llegar a donde pocos mexicanos llegan,

Haz lo que la mayoría no hace>>.

Adrián Gutiérrez Ávila

 Nunca creí que fuera a escribir un libro de superación personal. Soy un apasionado de la lectura y, en alguna ocasión, he dejado volar mi imaginación y me he visto escribiendo un relato que acontece en algún momento de la Historia de México (la novela histórica es mi género favorito), con una trama y unos personajes creados por mí, poseo una amplia biblioteca, he leído libros sobre temáticas muy diversas, pero rara vez he comprado uno sobre superación personal.

El primero que leí fue El Caballero de la armadura oxidada, curiosamente como una tarea de inglés II de mi universidad el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). Mi maestra Mónica González, una persona que creía fielmente en la importancia que tenía la lectura para el desarrollo personal, nos solicitó la lectura de ese libro como requisito indispensable para presentar el examen final. Teníamos que comenzar a adquirir el hábito de la lectura. El libro estaba escrito en español (nada qué ver con la materia: Inglés II, era sencillo, entendible y trasmitía un buen mensaje. Me gustó tras esa lectura fueron llegando uno a uno otros libros del mismo género: ¿Quién se ha llevado mi queso?, El monje que vendió su Ferrari, El vendedor más grande del mundo, parte I y parte II, Los cuatro acuerdos, La vaca, La vaca para jóvenes, El secreto, Etc,; todos ellos me aportaron su sabiduría cuando más necesitaba su ayuda y sus enseñanzas-escribe Gutiérrez en el prólogo de Cómo ser un mexicano exitoso.

15 mil copias vendidas Adrián Gutiérrez Ávila además también ha escrito Padre divorciado y 100 cosas que todo mexicano debe saber, además tiene la Maestría en Mercadotecnia Global. Los libros que ha escrito han batido récord de ventas, incluso en la Feria Internacional del Libro (FIL) 2018. Gutiérrez Ávila comenta que su primer libro fue Cómo ser un mexicano exitoso lo publicó hace cuatro años, es un estudio de patrones de éxito, pues algunos lectores consideran que es de motivación personal. Dicho texto tiene entre su temática: “qué hacen las personas en México diferente a los demás?”, “¿qué les hace dar resultados diferentes?” Es un libro que se conforma de tres partes; la primera es: ¿qué es el éxito? La mayoría de las personas creen que el éxito es tener mucho dinero, viajar mucho, tener muchos carros, pero eso no es el éxito; el éxito es superar tu última versión todos los días en lo que tú deseas hacer.

La segunda parte, es entender qué es México en la actualidad, ¿qué oportunidades puedo tener en México?, ¿Es verdad que en México estamos muy fregados y no hay oportunidades?, ¿es verdad que para tener éxito uno se tiene que ir del país, etcétera. Gutiérrez Ávila demuestra que en México cualquier persona puede lograr que se lo proponga. Este libro lleva vendidos 15 mil copias en México, sin ningún sello editorial, lo publicó por su cuenta; los mismos lectores lo recomiendan a sus familiares y amigos. De esta manera, Gutiérrez Ávila ha llegado a muchos programas de televisión, programas radiofónicos y muchas librerías. De acuerdo a nuestro entrevistado, u es tener una excelente cultura general característica de las personas exitosas; y los mexicanos exitosos tenemos mucha cultura general, pero los mexicanos promedio no lo tienen.

Padre divorciado

Cuando el escritor realizó una investigación de cómo ser un mexicano exitoso, preguntaba “¿Qué significa México?,” “¿Quién contra quién perdió en la Revolución Mexicana?,” “¿Cuál es la capital de Chiapas?”. Es frustrante, pero es una realidad: el  80 por ciento no sacaba ni el 50 por ciento de las preguntas. Entonces, quise resolverlo escribiendo el libro 100 cosas que todo mexicano debe saber, pues habla de economía, política, religión, historia, fútbol y de personajes y leyendas de México. Es básicamente para que donde te encuentres y te pregunten “¿qué significa México?,” les digas que México es el ombligo de la luna y para que el lector sepa quién contra quién peleó en la revolución.

No quiero ser catalogado-refiere- como un escritor que escribe sobre mexicanos o sólo sobre éxito o únicamente solo sobre un tema. Por otra parte, tenía mucha inquietud en escribir sobre el divorcio; yo soy divorciado y vuelto a casar, y soy hijo de padres divorciados. No hay un te diga, ¿cómo tener un sano divorcio o cómo tener una muy buena relación con tus hijos después del divorcio?, te hablan de cómo superarlo y cómo no hacerles daño a los hijos. Por lo tanto, escribí Padre divorciado que se publicó en agosto de 2018 y va para la segunda edición. El libro habla cómo vive el niño el divorcio de sus papás y cómo tener una relación sin ser papá el fin de semana o papá en vacaciones, es un libro para padres divorciados, para hijos de padres divorciados, para ex esposas de padres divorciados y para parejas actuales de padres divorciados, porque al final de cuentas, todos están involucrados en ese proceso y nadie nos dice cómo llevar esa buena relación y este libro habla sobre esto.

Las utilidades son la consecuencia de hacer bien las cosas

A Gutiérrez Ávila le gusta que lo cuestionen, pues sus libros están basados en investigaciones y mientras más lo cuestionen puede sustentar sus trabajos de investigación y muchas personas dejan de creer que es un libro que únicamente dice: “Quiérete mucho,”  “échale ganas,” “tú puedes,” sino que está muy sustentado, tiene una investigación detrás, tiene un estudio que demuestra porque una persona haciendo esto tiene resultados diferentes a todos los demás, es decir, todo depende de tu objetivo, cuando el lector tiene el significado del libro que es la conclusión a lo que Gutiérrez llega, o sea, ser mejor hoy, que ayer o mañana en lo que tú decidas hacer. En ese momento, tú decidas hacer, por ejemplo, ser mejor comunicador, que es muy diferente a ser el comunicador que más ingresos perciba con el programa que más ingresos produzca. De acuerdo al objetivo que te plantees, serán los resultados que vas a obtener, por ejemplo, si tú quieres ser un comunicador más rentable y con más premios económicos, que su programa tenga un alto rating, es el objetivo correcto, ese es el objetivo correcto, pues estás trabajando para lograr eso. Por eso, muchas veces los mexicanos tenemos problemas porque creemos que no definiendo muy bien, por ejemplo, es que soy escritor para ayudar a la gente, se supere, le eche ganas para que tengan otra óptica. De acuerdo, si los lectores están diciendo eso es que soy exitoso, pero si me frustro porque no percibo ganancias. Tiene uno que ser sincero y preguntarte: “¿Planteaste tú eso como objetivo? Si no lo hiciste plantéalo y has una estrategia, pero aparte de dar un mensaje, de enriquecer a las personas tener ganancias. Pero a veces no lo pedimos, pues nos da terror pedir ganancias, es decir, “yo trabajo para ser rico,” “yo trabajo para crecer,” “yo trabajo para tener una casa de 10 millones de pesos,” ¡se vale!, pues las utilidades son la consecuencia de hacer bien las cosas y con un planteamiento adecuado van a tener las utilidades adecuadas. Si lo entiendes, en ese momento lo puedes aplicar a cualquier cosa que tú decidas.

La perseverancia

Hay personas que quieren utilidad es lo de menos, que luchan por otro tipo de cosas. Antes de publicar el primer libro, Gutiérrez Ávila no conocía a nadie en el ramo editorial, era un comerciante de ropa. Se dio a la tarea de escribir un libro y empiezo a tocar las puertas de las editoriales: Planeta, Pinguín House, Porrúa, les entrego el libro y me dicen: “nos gusta tu libro, pero hay veinte personas como tú. Espéranos un año para publicarlo, vamos a hacer un tiraje de 2 mil o 2 mil 500 a ver cómo se vende.” Entonces, me dije: “para que esperarme tanto tiempo si ya lo tengo.” Tengo un estudio de mercadotecnia y estudié Comercio Internacional, “¿porque no lo hago yo?”  Existe el famoso dicho que cuando tocas una puerta y no se abre, toca otra y si tampoco te abren vuelve a tocar otra. Como no le abrieron ninguna, decidió hacer su propia puerta y pasó. Además, tuvo que aprender el proceso de la edición de un libro, es decir, llegas con el libro, esa es la mitad del trabajo y la parte más fácil: lo escribes, consigues quien te lo edite y a un diseñador para que haga las portadas, cuando ya lo tienes los llevas a las librerías para entregarlas a consignación, sin embargo, en ocasiones, te pueden decir: “Si no se vende a los 90 días, te los voy a regresar porque necesito otros nuevos libros. La ventaja de tener una editorial, es que sale como una promoción mediana o grande, de acuerdo a las ganas que le pongan a tu libro, pero la editorial hace la promoción. El primer problema que tuve fue cómo distribuirlo y luego que lo hice me di cuenta que nadie iba a comprar mi libro puesto que no me conocían.

Sus libros en Estados Unidos

Por lo tanto, mi siguiente trabajo fue que la gente me conociera y empecé a hacer mucho trabajo en medios de comunicación: empecé a enviar mis libros a los programas de radio, a los programas de televisión, les decía: “léeme, si no te gusta a las 20 páginas lo cierras”, pero les empezó a gustar y empezaron a invitarme a sus programas” y tenía que ser muy elocuente, pues hay escritores que escriben libros con muy buenos contenidos pero que no saben hablar. Esa fue una muy buena ventaja que nuestro entrevistado tenía, pues es muy bueno para comunicarse. Me empezaron a invitar a los programas y me expresaba muy bien lo que quería decir y me volvían a invitar. Entonces, mis libros empezaron a ser más reconocidos. Sigo teniendo problemas porque hay librerías que todavía tienen en el siglo XIX, ni siquiera en el siglo pasado, pues me piden que tengo que entregar los libros en México y tiene que haber alguien físicamente. Yo podría mandarlos por paquetería, pero no quieren, pues es necesario que el autor esté presente para contar los libros, aparte, si quiero cobrar también tengo que viajar a la Ciudad de México, imprime la factura y déjala en un buzón que tenemos para pagarlos y es una librería que está nivel de toda la república, cuando contamos con el medio electrónico. Existe otra librería también en la Ciudad de México, el problema con ellos es que tienen un sistema de inventarios como si uno fuera una editorial muy grande, tiene una persona que todo el día está ahí subiendo o bajando facturas y para un independiente es muy difícil, pero lo resolví a través de Porrúa quien distribuye mis libros: se los mando y ellos se dedican a cobrar y hacer los inventarios. De esta forma voy resolviendo todos los problemas que se presentan. A la fecha, he vendido 25 mil copias de todos mis libros; mi primer libro está a la venta en Estados Unidos físicamente, lo venden en Amazon y en Giron Books, tienen el envío gratis, son las dos casas que lo tienen en Estados Unidos y el libro electrónico, es decir, los tres libros los consiguen en cualquier parte del mundo. Adrián Gutiérrez Ávila manda muchos saludos a los habitantes de Tepatitlán y Arandas, lugares donde ha impartido conferencias y espera regresar pronto. Su primera conferencia en Estados Unidos fue porque alguien de los Altos de Jalisco lo escuchó y me recomendó un Solo in City.