Redacción

La Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), dependencia responsable de la política forestal del país, inició el mes de julio sin aproximadamente el 70% del personal de confianza a nivel nacional, lo cual pone a la dependencia en un nivel de operación casi simbólico ya que en algunas gerencias como Tlaxcala y Campeche se han quedado solo tres personas a cargo de las oficinas estatales.

De acuerdo a organizaciones forestales comunitarias, organizaciones de industriales, de académicos, organizaciones ambientales y de profesionales la drástica reducción del personal de la dependencia se suma a los sucesivos recortes que enfrenta la dependencia desde los últimos años de la administración pasada y los que se han dado en la presente, lo cual da por resultado que no se puedan realizar las actividades mínimas administrativas y mucho menos las de campo, es decir la promoción, operación, supervisión, verificación y asistencia de los programas forestales se volverán cuando mucho una labor de escritorio y se pondrá en riesgo toda la política forestal.

La drástica reducción del personal de CONAFOR obedece a que la estructura de confianza de la dependencia se componía mayoritariamente de personal eventual, el cual era contratado nuevamente al término de cada contrato, sin embargo la reciente disposición de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) impide a las dependencias federales renovar estos contratos y afecta de una manera más severa a las instituciones con mayor personal eventual como la CONAFOR, la cual a pesar de tener el presupuesto para hacer las contrataciones no puede hacerlo y caerá en un esquema de subejercicio forzado lo cual provocará que la SHCP le retire el presupuesto para contrataciones.

Las organizaciones hacen un llamado a la Presidencia, a la SHCP y a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), a reconsiderar para el caso de CONAFOR y otras dependencias del Sector Ambiental la disposición sobre el personal eventual o bien encontrar alternativas para no dejar inoperante a esas instituciones, ya que se corre el riesgo de desestimular el manejo forestal sustentable y alentar fenómenos ya de por si preocupantes como la inundación del mercado nacional de madera ilegal o la sustitución del bosque para emprender otro tipo de actividades: agrícolas, pecuarias, turismo o extractivas.

Asumimos que no es el propósito abandonar la política forestal o fomentar la sustitución o degradación de los bosques y ecosistemas forestales, pero tal vez no se perciben las consecuencias de estas decisiones administrativas desde la administración central por lo que es fundamental que se tenga el conocimiento delo que está pasando.

Al respecto y de manera específica, las organizaciones forestales comunitarias coinciden en que el desmantelamiento de la institución responsable de la aplicación de recursos para la conservación, restauración, aprovechamiento y manejo de los recursos naturales es un golpe duro con consecuencias negativas en cadena, ya que los afectados no sólo son los empleados, sino los núcleos agrarios al momento de no tener eco en sus solicitudes, verificaciones, autorizaciones y propuestas.

Como representantes de los usuarios de los servicios de CONAFOR las organizaciones comunitarias ven poco realista que con un mínimo de personal se quiera salir adelante con literalmente miles de compromisos que tienen con ejidos y comunidades ya que si en años anteriores aún con personal basto para operar, los trabajos se acumulaban y los trámites se realizaban de manera lenta, con estas medidas se paralizará al sector.

De igual manera, las organizaciones firmantes indicaron que en la política pública debe haber equilibrios y no es congruente estar destinando a un programa como Sembrando Vida recursos que equivalen a varias veces el presupuesto de CONAFOR mientras que esta dependencia se le castiga con recortes y un esquema de subejercicio forzado.

Aclararon que Sembrando Vida es un programa que apoya un cierto tipo de plantaciones, las agroforestales y por muchos recursos que se le destinen, no sustituye a una política forestal que contemple de manera equilibrada las tres vertientes principales: manejo de bosque natural, conservación y plantaciones forestales (no sólo las agroforestales).

Por último indicaron que si existe algún diagnóstico de corrupción, malos manejos, ineficiencias en el desempeño de CONAFOR que justifiquen dejarla casi sin recursos e inoperante en términos de personal, se deben dar a conocer estas evidencias y en su caso las acciones que se estén emprendiendo para actuar en consecuencia.

Organizaciones
Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales – Red MOCAF
Centro Mexicano de Derecho Ambiental – CEMDA
GRENPEACE México
Unión Estatal de Silvicultores Comunitarios de Oaxaca – UESCO
Confederación Nacional de Organizaciones de Silvicultores – CONOSIL
Confederación Nacional de Organizaciones de Silvicultores – CONPROSAC
Asociación Mexicana de Plantadores Forestales – AMEPLANFOR
Academia Nacional de Ciencias Forestales – ANCF
Red Indígena de Turismo de México – RITA
Unión de Comunidades de los Valles Centrales – Oaxaca
Red Nacional de Organizaciones y Empresas Sociales – Red NOREMSO
Cooperativa AMBIO
Bioasesores A. C.