Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Guadalajara, una puerta al pasado Primera parte

0
53

Por Héctor Medina Varalta

Los diezmos se utilizaban para la salud, escuelas e iglesias

La iglesia no se quedaba con los diezmos, todo lo que se invirtió están en los libros. La mayoría de las personas cree que la iglesia se quedaba con los diezmos, si el rey se los confiaba a ellos era porque sabía que le iban a entregar cuentas claras, pues no se lo dejaba al virrey o al oidor, pues sabía que la iglesia iba a ser buena entrega del diezmo que le tocaba. La iglesia en general era minuciosa, uno de los libros en el que hace las cuentas un canónigo, escribe: “Por fin terminé con este cierre que me ha costado tanto trabajo; ojalá que alguien lo vaya a leer alguna vez”. Son pasajes que Magaña considera muy interesantes para un estudio económico: para las partes que mandaban de cada lugar, qué sembradíos había, que era lo que pagaba diezmo y qué era lo que no pagaba. Es una parte, pues hay otra en la Catedral que la tienen los canónigos, que también la arqueóloga los arregló, pero ella no sabía que existía esta, hasta que le llegó cuando se hicieron los arreglos en Catedral para el museo, en una habitación había una gran cantidad de documentos y se lo llevaron al archivo histórico.

Tesoros culturales dela Iglesia

En dicho museo se encuentra el Arcón de Tres Llaves, que eran unos baúles del tamaño de un escritorio grande con tres chapas. En esa época eran tres personas que las tenían que abrir; nadie podía hacerlo solo, pues ahí se guardaban los dineros, tenían que estar las tres personas juntas a fin de poder abrirlo, y desde luego, a quien se nombraba tenían que ser personas probas de gran rectitud. Si se iba a sacar algo tenían que estar presentes los tres para que dieran testimonio de lo que se sacaba; en Guadalajara hay uno, pero en la Ciudad de México hay muchos. En la Catedral de México hay unos arcones enormes que tanto le encantaron que le pidió al padre que los pusieran por donde sube la gente al archivo y pudiera apreciar. Por último, la antropóloga e historiadora nos mostró un documento escrito en latín del año 1579, de un Pantaleón Abreu, arzobispo episcopal de la Ángelopolis (Puebla) para organizar el Concilio, es de los primeros escritos que se hacían, en los que se reunían los obispos, dos o tres que había, pues eran muy pocos y arreglar cómo iban a trabajar en equipo. El documento se tuvo que lavar para arreglarlo, ya que había que restaurarlo, Magaña, nos mostró los parches que le pusieron, el hongo es el que los puede dañar, pues como estuvieron escondidas en la torre de Catedral mucho tiempo, en cajas durante la persecución religiosa. En medio de las dos torres (de Catedral) existe un salón muy grande, que por fuera no se ve, de ahí las mandaron, las lavamos, se parchan y ahí las tienen

Si usted quiere visitar el archivo, puede visitarlo de 9 de la mañana a 2 de la tarde, está abierto de lunes a sábado, a excepción del jueves. El sábado visitan el Archivo Histórico de la Arquidiócesis  de Guadalajara de ciudades como: San Luis Potosí, Guanajuato, Zacatecas, Michoacán, entre otras.​​​​​