Redacción
Como parte de los acuerdos a los que se llegaron con los habitantes de Puente Grande para poder continuar con la construcción de la línea de conducción de agua potable a Juanacatlán, este sábado se realizó un levantamiento de viviendas con la finalidad de detectar daños previos a la excavación en la calle 5 de Mayo.

Personal de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos Jalisco (UEPCBJ), de la Secretaría de Gestión Integral del Agua (SGIA) y de Secretaría General de Gobierno (SGG) realizaron el registro junto con una comitiva de representantes del pueblo.

Se revisaron  28 fincas ubicadas sobre las calles 5 de Mayo, sobre la que se realiza la obra; Aldama, Morelos e Hidalgo, vías que serán usadas como alternas para el tránsito vehicular.

Este levantamiento se realizó tras el acuerdo que hizo el Gobierno del Estado junto con el del municipio de Tonalá para que una vez terminada la obra se revise si alguna finca sufrió algún daño por las excavaciones para la instalación del tubo y repararlas.

En la supervisión participaron cinco elementos de la UEPCBJ, seis de la SGIA, tres de la SGG y tres representantes de Puente Grande.

Esta obra buscará reforzar el abasto en colonias y fraccionamientos como Villas de Andalucía, La Aurora, El Faro y zonas aledañas de Juanacatlán, beneficiando a 36 mil habitantes.