Redacción

El sábado 4 de julio el Centro de Aislamiento Voluntario (CAV), con sede en el Hotel Villa Primavera de la Universidad de Guadalajara (UdeG), recibió a los primeros pacientes con COVID-19 con síntomas leves o asintomáticos, y que pasarán 14 días en aislamiento para evitar contagiar a su familia, informó la vocera del centro y encargada de seguimiento epidemiológico, doctora Diana Core Romero Lozano.

El viernes 3 de julio se hicieron las valoraciones del ingreso de pacientes, se verificó que cumplieran con los criterios médicos para poder permanecer en este lugar. Los criterios son: tener un diagnóstico de COVID-19 confirmado por PCR o Prueba Rápida en laboratorios autorizados; tener síntomas leves o ser asintomáticos de la enfermedad; ser mayor de edad y menor de 60 años; no tener comorbilidades de riesgo; habitar en vivienda con una sola habitación para dormir, o con un índice de hacinamiento de tres o más personas por habitación.

Detalló que el CAV tiene capacidad para recibir hasta 200 personas que ingresarán de manera paulatina en los próximos días.

La especialista informó que durante la semana pasada se realizaron simulacros de atención y recibimiento a los pacientes con la intención de afinar los detalles del protocolo sanitario que deben seguir éstos y el personal médico y de limpieza.

“Fue para identificar el proceso, las rutas de operación del ingreso al centro, el protocolo del ingreso seguro de los pacientes para que se mantengan en áreas específicas, y dar el seguimiento hasta la habitación donde harán el aislamiento voluntario”, explicó.

Los pacientes llegan en automóvil hasta la entrada el hotel, con cubrebocas en todo momento; una vez dentro, siguen una ruta previamente establecida hasta llegar a un filtro médico, donde se someten a una revisión y validación de su identidad; una vez que son ingresados, reciben instrucciones y siguen un camino en los pasillos señalados que los llevan hasta su habitación particular, con la consigna de no tocar ningún objeto ajeno para evitar contaminarlo.

Las habitaciones están divididas en área para mujeres y otra para hombres, y cuentan con lo indispensable para que las personas pasen el tiempo de cuarentena de manera cómoda, como lo son: cama, baño y regadera privados, una mesa para alimentación y ropa de cama personal. 

Además, hay un área de cabañas y habitaciones para el personal médico y de servicio que permanece de guardia en el centro. Hay un consultorio médico y farmacia con medicamentos disponibles para los huéspedes, informó Romero Lozano.  

Las instalaciones, habitaciones y áreas comunes son saneadas de manera constante por personal capacitado que reside en el centro, y los huéspedes son sometidos a revisiones médicas todos los días para verificar su estado de salud y tomar medidas precautorias, de ser necesario. 

La vocera explicó que, debido a que una de las reglas es que nadie debe de salir de su habitación, no hay áreas comunes, por lo que las comidas son servidas en contenedores individuales y dispuestas afuera de la puerta de cada habitación, a fin de que el paciente no tenga contacto con las personas que realizarán esta labor. 

Una vez terminado el tiempo de alimentación, recogen los utensilios en la parte externa de la habitación para llevarlos a un área especial sanitizada. Si la persona tiene algún requerimiento antes o después de que reciba al personal médico o de limpieza, puede comunicarse mediante teléfonos habilitados de manera interna.

La especialista recalcó que el paciente puede estar en contacto en todo momento con el exterior vía telefónica, o mediante el uso de sus dispositivos móviles, ya que el hotel provee de los servicios de internet inalámbrico.

El CAV cuenta con un equipo capacitado de médicos y enfermeras, además de dos paramédicos y una ambulancia equipada para atender cualquier urgencia y trasladar a los pacientes las 24 horas del día. También hay personal capacitado en áreas como nutrición, chef, intendencia, administrativos y personal de seguridad dispuesto durante día y noche.

Las personas con sospecha de COVID-19 deben comunicarse al número telefónico 33-3823-3220 o 33-3540-3001 para saber si son candidatos a una prueba. De ser así, les darán una fecha y hora para someterse a las pruebas PCR en el servicio que ofrece el Centro Universitario de Ciencias de la Salud, de la UdeG. 

En caso de resultar positivo y no tener síntomas o que éstos sean leves, la persona puede llamar de nuevo para solicitar espacio en el CAV, y será valorado por especialistas en trabajo social para saber si cumple los requisitos. Quienes ya tengan una prueba PCR o rápida con confirmación de la enfermedad por algún otro laboratorio o instancia certificada, podrán realizar este último paso sin necesidad de pasar por la línea COVID-19 de Radar Jalisco. 

Si cumple con los requisitos recibirá indicaciones específicas y un número de folio que deberá presentar a su ingreso al CAV.

La especialista recalcó que esta estrategia pretende cortar la cadena de contagio de las personas diagnosticadas con la enfermedad, pero recomendó que lo mejor es que las personas se queden en casa, mantengan las estrategias de prevención como uso de cubrebocas, caretas de plástico o googles, para cubrir los ojos; lavado de manos, gel antibacterial y distancia de al menos un metro, además de no acudir a lugares concurridos.