Redacción

  • La ASEJ y el ITESO organizaron un panel para analizar los retos en materia de evaluación y auditoría de desempeño.

En los próximos años las auditorías de evaluación de desempeño deben tener mayores avances y alcances en los órganos de fiscalización tanto federal como estatal, con lo cual se garantizará una mejora concreta y eficaz en las políticas públicas implementadas por cualquier órgano de gobierno.

Lo anterior fue una de las conclusiones que se dieron durante el panel «Auditoría y Evaluación de Desempeño en el Ámbito Subnacional, como herramientas de Gestión para Resultados» que organizaron la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ) y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) en el marco de la Semana de la Evaluación (EVAL).

El Director de Auditoría del Desempeño de la ASEJ, Estuardo Gómez Morán, señaló que la evaluación de desempeño viene a contribuir en la mejora de la toma de decisiones por lo que es necesario un mayor número de evaluaciones al respecto, recordó que actualmente a nivel federal solo el 10% del total de auditorías realizadas por la Auditoría Superior de la Federación se enfocan en el desempeño.

Carlos Moreno Jaimes, Profesor Investigador del ITESO, recordó que el desempeño óptimo de una acción de gobierno es el objetivo primordial de toda política pública, motivo por el que la evaluación de desempeño de dicha política pública es el nodo fundamental que conecta el diseño y la implementación de determinada acción de gobierno, “(La evaluación) es donde se dan los aprendizajes necesarios para determinar si una decisión publica realmente aporta un valor público”.

“La ciudadanía tiene derecho que la autoridades les presenten un buen servicio y que ese servicio y sus resultados sean los adecuados, porque si no se están desperdiciando los recursos”, indicó Alberto Bayardo Pérez Arce, Coordinador de la Maestría en Política y Gestión Pública, y del Observatorio Legislativo del ITESO, quien además puntualizó que las evaluaciones de desempeño son consideradas como un instrumento para contribuir a garantizar los derechos humanos.

Por su parte el Auditor Especial de Desempeño de la Auditoría de Sinaloa, Ermes Medina Cázares, señaló que hay grandes retos que deberán cubrirse en los próximos años, uno de ellos la implementación del marco normativo en materia de evaluación de desempeño en la mayoría de las entidades del país, las cuales no tienen contemplado la evaluación de desempeño como parte de sus acciones de fiscalización.

Añadió que la evaluación de desempeño tiene como objetivo garantizar la buena gestión pública, que por su parte, debe sustentarse en cinco elementos fundamentales: Reducción del tamaño del Estado, descentralización administrativa, fortalecimiento de capacidades institucionales, implementación de evaluación del desempeño y la importancia de que el gobierno oriente la gestión hacia resultados.

Por su parte, Ixánar Uriza Soto, Directora operativa de Corporativa de Fundaciones precisó la importante labor que desempeñan las organizaciones civil en materia de evaluación de desempeñó, especialmente en la actualidad, donde la desconfianza a la autoridad es una constante, «La ciudadanía vive una época de desconfianza en las instituciones, es ahí cuando las organizaciones civiles debemos hacer énfasis en la rendición de cuentas».

Los panelistas coincidieron, en que si bien las evaluaciones de desempeño han tenido avances sustanciales en los últimos años en algunas entidades locales de fiscalización superior, hay importantes áreas de oportunidad tanto en el ámbito local como nacional.