Redacción

La pandemia del Covid-19 aceleró la flexibilidad en las empresas, afirmó la Angélica Garza, Vicepresidente Ejecutivo de Recursos Humanos para Grupo Aeroméxico.

Durante el webinar “Contagio de una visión transformadora”, que impartió a estudiantes y académicos de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), la directiva de la aerolínea mexicana destacó que la contingencia ha ayudado a que las empresas tengan que ser más flexibles con sus colaboradores, entre ellos el implementar el trabajo en casa.

“Yo creo que la pandemia ha ayudado a muchas compañías a flexibilizarse, a muchas, yo tengo casi 3 años en Aeroméxico y aunque he llegado a implementar muchos cambios, el de flexibilidad me estaba esperando”, afirmó la experta.

Y es que, aunque el trabajo remoto ya lo aplican varias empresas, principalmente del sector tecnológico, algunas compañías todavía no creen en este método; sin embargo, esta forma de trabajo trae beneficios positivos a las empresas.

“Te das cuenta de que trabajando por objetivos no importa desde donde trabajes y siendo responsable, profesional y comprometido”, afirmó Garza.

“La pandemia creo que ha ayudado a flexibilizar a muchísimas compañías; empresas que no nos hubiéramos imaginado ya se están yendo a remoto porque también le están viendo el beneficio económico a esto”.

El reto en el trabajo a distancia será que las empresas logren que sus colaboradores mantengan el compromiso con su empresa, a pesar de ya no estar físicamente en sus instalaciones.

En el caso de Aeroméxico, la experta señaló que esta compañía se anticipó en la elaboración de un plan de contingencia ante la pandemia del Covid-19, así que desde marzo ya tenían todo listo para que más de 6 mil colaboradores trabajaran desde casa.

“Implementamos todo el trabajo remoto a través de toda la tecnología de Microsoft Teams, que ya la teníamos, pero no la habíamos usado porque culturalmente no estábamos listos. Entonces creo que esta pandemia ha traído cosas muy buenas como para acelerar ese tipo de esquemas de flexibilidad que van mucho más allá de horarios flexibles, sino realmente un esquema remoto 100 por ciento flexible y que nos ha funcionado muy bien”, afirmó.

Dicho plan de contingencia permitió a la empresa tomar otras acciones preventivas, como las medidas de higiene y salud para empleados, clientes y aviones. De hecho, cada aeronave tiene que pasar por un proceso de desinfección en cada vuelo que tiene una duración de seis horas.

Debido a que la industria de la aviación ha sido de las más afectadas durante la contingencia, para Aeroméxico la colaboración y comunicación es fundamental, ya que con la pandemia la situación en este sector es muy cambiante.

“Si no estamos complemente comunicados entre nosotros y colaborando los diferentes equipos, en la parte de planeación, en la parte ventas, en la parte legal, en salud ocupacional, no podemos dar las respuestas inmediatas a nuestros clientes”, dijo la directiva de la compañía mexicana.