Gabriela Godínez García

Un asunto familiar, que de no resolverse podría afectar a miles de familias que subsisten del trabajo en la empresa lechera Sello Rojo y consumidores, al existir el rumor de quiebra o inclusive venta de la misma.
Mayari González Rodríguez, dio a conocer que sus padres, quienes iniciaron con el corporativo han sido seriamente afectados al ser despojados de sus acciones al no tener derecho a voto dentro del consejo administrativo.
Mencionó que sus familiares Abraham y Rubén González Uyeda se han basado en sus argucias y contactos con políticos y judiciales para poder dañar a sus familiares con el fin de controlar a los empresarios y no otorgarles los dividendos que les corresponden.
Por su parte Josefina Rodríguez, esposa del socio fundador José Luis Gonzalez Sánchez, mandó un mensaje a sus sobrinos para que sean concientes del daño que están haciendo y que se debe arreglar, al desconocer la razón de quererse quedar con sus acciones si él no necesita dinero.

Ante estás irregularidades hicieron un llamado a autoridades federales, estatales, la Comisión Nacional de Derechos Humanos e incluso al Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, para que vigilen la intervención de autoridades del Poder Judicial del Estado de Jalisco, notarios y autoridades del Ministerio Público, quienes han actuado de manera irregular en torno al caso del diferendo que se tiene entre socios fundadores, contra los actuales Presidente y Director de la misma, Abraham Kunio y Rubén Masayi González Uyeda.

Será un caso que dará mucho porque hablar y del que se espera respuesta por parte de las autoridades o que los familiares involucrados tomen conciencia y logren un acuerdo en el que no haya más afectados.