Redacción

El ejercicio de revocación de mandato que se realizará en 2022 va a generar confusión entre la población y está partidizando una figura que debería ser de los ciudadanos, afirmó Luis Carlos Ugalde, Director General de Integralia Consultores, durante el foro ¿Que la nación se lo demande? Perspectivas ante el proceso de revocación de mandato 2022 realizada en el marco del programa de Fil Pensamiento.

 El ex presidente del Instituto Federal Electoral especuló en si el presidente Andrés Manuel López Obrador aceptaría un resultado adverso por parte del Instituto Nacional Electoral al que cuestiona desde antes de llegar a la presidencia. 

 Consideró que llevar a cabo este ejercicio podría llevar a un proceso de conflictividad política en el país en los siguientes dos años y planteó la pregunta de quién sustituirá al presidente en caso de que la revocación le sea desfavorable y si ésta persona gobernará o no bajo los mismos lineamientos políticos que López Obrador.

 El ex Gobernador del Estado de Morelos, Graco Ramírez señaló que las reformas políticas abrieron las posibilidades de la democracia en el país que vive una tercera alternancia que era impensable antes del año 2000 y la posibilidad de consultar una revocación de mandato como un avance democrático.

 “Los sujetos de las reformas no son los partidos políticos, ni los gobiernos, sino los ciudadanos y entre más poder tengan estos, más fuerte será la democracia. La figura de la revocación es un avance del sistema político, existe la figura del juicio político que no toca al presidente de la República”, señaló.

 Señaló que no hay que tener temor a estos ejercicios porque obligan a los gobernantes a hacer mejor su trabajo y esto fortalece la calidad de la democracia y de la vida en el país. 

 “La revocación de mandato está en 26 entidades de Estados Unidos y en tres países de América; en México es un avance democrático y reconocer ese hecho permite una posibilidad de poder tener gobiernos que se obliguen a ser de mayor calidad. Sin duda es una causa política de quienes se oponen al gobierno y están en contra de cómo lleva el país”, señaló. 

 Hernán Gómez Bruera, periodista y analista político señaló que, a diferencia de países como Bolivia o Brasil que tienen desde presupuestos participativos hasta consejos de políticas públicas y otros instrumentos de participación ciudadana, México está atrasado y la revocación de mandato sí está en una lógica de fomentar la democracia y en educar a la ciudadanía en la democracia participativa.

 El analista aseguró que una de las consecuencias de esta iniciativa es que el partido Movimiento de Regeneración Nacional apostará la capacidad de movilización de sus seguidores a un ejercicio que no saben cómo terminará.

 “Sería un golpe terrible que no juntaran las firmas para que la consulta fuera vinculante, es un instrumento que puede servir para atemperar el hiperpresidencialismo y darle la oportunidad a la ciudadanía para decidir la permanencia o no de un presidente y que se haga también con gobernadores y alcaldes”, expresó. 

 El foro fue moderado por la periodista Paola Rojas y organizado por la FIL y el Centro de Estudios Estratégicos para el Desarrollo (CEED) de la Universidad de Guadalajara, con la intención de dialogar las diferentes perspectivas que rodean al proceso de revocación de mandato de 2022 propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador.