Redacción

Los fraudes en las ventas en línea se incrementan hasta seis veces en época navideña, aunque en el contexto de pandemia estos ilícitos podrían dispararse debido a la crisis económica que se sufre derivada de la contingencia sanitaria, así lo consideró la Coordinadora de la maestría en Desarrollo y Dirección de la Innovación de UDGVirtual, maestra Jeanette González Díaz.

 

Indicó que tan sólo en el tiempo navideño de 2019 los fraudes por Internet aumentaron 600 por ciento. Y en este contexto de pandemia podría incrementar todavía más, pues quizá algunas personas que sufrieron en la crisis podrían buscar reponerse de mala manera.

 

González Díaz recordó que en este 2020, cinco de cada diez empresas duplicaron su crecimiento de ventas en línea y han registrado incremento de 300 por ciento en su volumen de ventas por Internet, y en la gente en general, no sólo las nuevas generaciones, se están inclinando a comprar por Internet.

 

“Debemos de tener precauciones, como verificar que el dominio, nombre o dirección que colocan en el navegador sea de una empresa confiable. Muchas veces les pasan el link y no verifican que sea de una empresa confiable, y aportan sus datos de la tarjeta de crédito. Lo único que hace es que no sea entonces usada para la compra que planearon realizar. Debemos tener cuidado donde ponemos nuestros datos bancarios”, subrayó González Díaz.

 

Otra modalidad es la de quienes ofrecen sus productos directamente en páginas de Facebook, y en ese caso se piden depósitos en efectivo, lo cual es muy complicado de recuperar en caso de algún timo.

 

“Si se hace un depósito en efectivo a una cuenta bancaria, el único que puede regresarte el dinero es el titular de la cuenta, no el banco. El banco no tiene injerencia”, advirtió.

 

Recomendó también verificar las opiniones que los compradores publican en el sitio de ventas respecto a la calidad del producto y el servicio del vendedor. Además de estar alertas porque en muchas ocasiones el producto que ofertan en las fotografías es muy distinto.

 “Si vamos a poner nuestros datos de tarjeta de crédito debemos de verificar, en la barra de direcciones, que tenga un candadito, eso quiere decir que la página está cifrada o previamente verificada. Y todas las páginas que pidan datos personales deben de tener aviso de privacidad. Hay que verificar que tengan ese aviso y esté visible”, externó.

 González Díaz recomienda pagar a través de un servicio de intermediación como por ejemplo Pay Pal, en lugar de hacer el depósito en crudo.

 “El depósito en crudo no se recomienda. Y cuando direcciona a la página de un banco, a veces no es la página del banco, sino un sitio para clonar datos. La mejor opción es hacer el pago por medio de Pay Pal, o directamente de nuestro banco. E insisto, evitar los depósitos en efectivo si no tengo conocimiento de quién es la persona, y no proporcionar jamás datos de la tarjeta de crédito vía telefónica, mucho menos vía Whatsapp”, alertó González Díaz.

 Explicó que existe un método de fraude que consiste en llamar por teléfono a la persona y engañarla para que instale una aplicación que luego permite a otra persona tomar control remoto de tu equipo, y con ello tener acceso a las aplicaciones bancarias del celular.

 “Eso es muy común, y ya han hecho extracción de dinero, de cuentas corrientes y traspaso a otras cuentas. El banco no se hace responsable, para que tengan cuidado de lo que instalan en su teléfono”, añadió.

 La otra recomendación es hacer la compra con tarjeta de crédito y no con la de débito, por dos motivos: las de crédito tiene varios mecanismos de seguridad y no se está pagando con el dinero propio.

 “En el caso de la tarjeta de crédito, basta llamar al banco y en la mayoría de los casos te quitan el cargo; pero si se usa tarjeta de débito va a ser más difícil que le hagan válido esos cargos no reconocidos. Pero en caso de que a pesar de todo el banco no quite los cargos no reconocidos, hay que acudir a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) para aportar las pruebas y que los hagan válidos”, dijo González Díaz.

 Finalmente, recomendó que se utilicen mecanismos como el Wallet, que se trata de una tarjeta electrónica que cambia constantemente sus códigos de seguridad como si fuera un Tokken.