Gabriela Godínez García

Ante la enorme complejidad que atraviesa el país, es importante resaltar el papel que juega la sociedad, debido a que actualmente no solo se habla de pobreza y marginación, sino que nos enfrentamos ante un gran malestar social, señaló Mario Luis Fuentes Alcalá, investigador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El académico, agregó que el malestar social tiene que ver principalmente al miedo a la inseguridad y violencia, por lo que es esencial dar cuenta del gran desafío que tiene el país y que lo que se ha realizado hasta el momento ha sido insuficiente y que son una serie de fenómenos que se han incrementado entre ellos los problemas de salud mental asociados a las carencias y el tamaño del país.

Asimismo señaló que al terminar el sexenio se requerirán más escuelas, más hospitales y servicios para atender a todos los habitantes del país, donde la sociedad jugará un papel primordial y el reto será protegernos además de brindar tranquilidad, por lo que se debe entender lo que está pasando para poder exigir a los gobiernos que hagan mas y que no es posible esperar.

Fuentes Alcalá, recordó que los medios de comunicación tienen un gran desafío al tener que dar cuenta de lo que está pasando, sin embargo no es sencillo al no tener seguridad y estar en riesgo su vida, y a su vez tienen una enorme potencia ante la posibilidad de emitir un comentario sobre lo que es verdad o mentira y que la sociedad pueda identificar la realidad.

“No hay que olvidar que los medios de comunicación son actividades empresariales que tienen grandes intereses legítimos, por lo que muchos corporativos tienen una rama  que es un medio de comunicación y responden a la relación con el poder”, indicó por lo que en ese sentido se podría decir que hay una transformación en la libertad de expresión y que la manera de comunicarse por parte del Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador hace que las noticias se conviertan en viejas al momento de publicarlas.

Además que con la fuerza del Presidente impone una agenda, al ser un país presidencialista, por lo que las voces disidentes han visto que desde las mañaneras se le señala, “el Presidente debe escuchar, pero no debe usar su enorme fuerza para denostar, porque aunque tiene todo el derecho, como jefe de estado, debe escuchar y respetar, porque hay mucha gente que no está de acuerdo y en ese sentido hay un desbalance de poder, por lo que el país vive un hiper presidencialismo, donde el Presidente es el más fuerte que hemos tenido en varias generaciones”

Por lo que hay que exigirle, dijo, es que tenga mesura debido a que es el jefe del Estado, y sus discursos van dirigidos a las grandes mayorías, por lo que hay quienes sienten frustración por no ver avances y otros que se sienten identificados con expresiones como “Me canso ganso”, “Fifís o chairos”, son palabras que todos los sectores utilizan para bien o para mal, indicó durante su ponencia titulada “La cuestión social en México en el siglo XXI”, quien fue invitado por los Clubes de Rotarios de Jalisco.