Juana María Ramírez

  • Este martes 9 de julio sesionan para rechazar la intención de evaluar su probidad
  • Sólo para su retiro se les da un bono de caso 90 millones de pesos a 21 magistrados

Magistrados del Poder Judicial de Jalisco se aprestan a elevar a Controversia Constitucional las reformas recién aprobadas por el Congreso de Jalisco que establecen la obligatoriedad de la aplicación de pruebas de control y confianza a jueces y magistrados; de la misma forma, con este recurso esperan defender el millonario haber de retiro, bono al que continúan aferrados no obstante las elevadas pensiones que reciben.

Uno de los puntos para el pleno del Poder Judicial del próximo martes es precisamente aprobar el promover este recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, como un intento de evadir la medida establecida para terminar con las redes de corrupción anquilosadas en este poder y denunciadas por el mismo Gobernador Enrique Alfaro.

El presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco, Ricardo Suro Esteves, desde un principio había rechazado las pruebas de control, pues dijo no estar de acuerdo, “no concibo la idea de que un poder analice a otro poder”, había dicho y también negó la existencia de corrupción, argumentando no haber recibido ninguna queja al respecto, cerrando los ojos ante temas como el de familiares con cargos y sueldos altísimos dentro del Poder Judicial y las cientos de quejas existentes en contra de jueces y magistrados.

Con este sistema aprobado por los diputados se da prioridad a perfiles técnicos y de integridad personal, y se eliminan de esta forma las designaciones hechas a partir de intereses políticos, pero los magistrados se niegan a aceptarlo, argumentando que habría intervención de un poder en otro, cuando sería una Comisión especial la que se encargaría de dar certeza a los ciudadanos en cuanto a la capacidad y honradez de los impartidores de justicia.

Aferrados al bono

Otro de los aspectos que los magistrados establecerán en la controversia es lo relativo al haber de retiro, el millonario bono que reciben los magistrados al momento de retirarse y que la reforma habría eliminado debido al excesivo gasto que representaba para el erario público: 89 millones 787 mil 765 pesos, repartidos entre los que ya se fueron y 10 más que se encuentran en la lista de espera y entre los que encuentra el padre del ex gobernador Aristóteles Sandoval: el controvertido Leonel Sandoval quien fue acusado de intervenir ilegalmente en las elecciones.

De acuerdo con Reporte Índigo, tan solo los ex magistrados Salvador Cantero Aguilar, como el exmagistrado Esteban de la Asunción Robles Chávez, que se retiraron este mismo año recibirían 6 millones 054 mil 827 pesos el primero, y 6 millones 253 mil 897 pesos el segundo, esto es independiente de las pensiones elevadas que reciben, tan solo Sandoval Figueroa recibe 170 mil 337 pesos de pensión.

Hasta el momento se han erogado 39 millones 008 mil 975 pesos en el periodo 2016-2019, repartidos entre 11 magistrados retirados y se están en espera de 50 millones 778 mil pesos de los 10 que faltan entre los que se encuentra el padre de ex gobernador.

Corrupción

Los señalamientos de corrupción al interior del Poder Judicial no son nada nuevos, desde hace años se han presentado en distintos tiempos y en contra de diferentes personajes tanto por parte de particulares como de grandes empresarios que han sido despojados con argucias legales, incuso de ayuntamientos que se han visto afectados por decisiones judiciales impartidas por encima de los intereses de la ciudad, esto, entre otra anomalías, como tener familiares e incluso amantes trabajando dentro del sistema judicial con sueldos estratosféricos, entre otra lindezas de algunos representantes de la justicia en Jalisco, razón por la cual el Gobierno del estado, consideró necesario poner un freno mediante la reforma.