Más de cien mil feligreses de la Iglesia de la Luz del Mundo se manifiestan por la paz, el respeto y la convivencia

Por Mario Díaz (El Master)

Las manecillas del reloj no marcaban las 13:00 horas y en las inmediaciones del Palacio Municipal de Guadalajara una inusual actividad de turistas era notoria, rostros juveniles ellas con su atuendo característico de llevar faldas largas, ellos con un corte de cabello conservador.

Eran solo la primera oleada de integrantes de la Luz del Mundo quienes tendrían su caminata por la paz saliendo del centro de la ciudad con destino a La Minerva.

Poco a poco se sumaron decenas que pronto se volvieron centenas en su gran mayoría jóvenes, faltaban 15 minutos para la las 14:00 horas momento de su salida y por el andador Colón, Alcalde, en las inmediaciones de Federalismo los miles de miembros soportaban la espera platicando entre ellos, algunos aprovechando para comprar alguna golosina tradicional de Jalisco, otros buscando desesperadamente una tienda dónde comprar alguna sombrilla para evitar los rayos de sol asunto que se arregló en cuanto llegaron decenas de vendedores ambulantes con dicho artículo.

Entre estos alegres jóvenes un grupo procedente de Chile quienes entre risas y charla amena se decían emocionados por esta caminata, algunos de ellos la primera vez en Guadalajara quienes no se cansaron de demostrar su inquietud de estar en la ciudad que dio origen a su religión.

La charla no pudo continuar porque los organizadores anunciaron el inicio en minutos de su caminata, a estos jóvenes les deseamos una grata estadía en Guadalajara y que cumplan su promesa de no irse sin antes probar una torta ahogada so pena de que se rompan relaciones diplomáticas entre ambos países (obvio que es broma).

A las 13:55 y aprovechado que la Vía RecreActiva estaba a punto de concluir las primeras abanderadas tomaron el lugar de honor, encabezar esta manifestación en seguida uno de los tantos coros que tiene esta religión quienes no dejaron de entonar cánticos durante todo el recorrido.

“¿De dónde sale tanta gente?” preguntó Yazz,  y no era para menos pues las primeras abanderadas llegaron a Federalismo cuando aún había jóvenes en Plaza Universidad listos para incorporarse a la caminata.

Los marchantes tuvieron que soportar imprudencias de algunos tapatíos intolerantes quienes sin más les lanzaron improperios que eran recibidos con una acostumbrada mesura, respondiendo a estos ataques verbales con sonrisas y saludos de paz. Por el contrario muchos automovilistas los saludaban y daban las gracias por no bloquear los cruces de avenida Juárez y permitir el paso de los vehículos que evitaban el congestionamiento que diario provocan este tipo de marchas.

Otro dato a destacar es que a diferencia de otras manifestaciones esta evitó la generación de basura, existía un equipo de voluntarios quienes cada cierta distancia recolectaban tanto botellas de agua como algunos envoltorios de golosinas.

Pese a que el sol caía a plomo los cánticos no dejaron de acompañar a los miles de jóvenes que en plena demostración de fe se dirigían rumbo a la Minerva. Cita a la que llegaron casi en punto de las 15:00 horas.

El director de relaciones públicas  de la LDM Pastor Nicolás Menchaca recibió con palabras de aliento y esperanza a los miles de jóvenes que fueron convocados, si bien eran miles tampoco fueron la cantidad que manejaban los organizadores quienes aseguraban estar entre los 150 y 200 mil marchantes, y cuya columna se prolongaba desde la Minerva hasta avenida Federalismo, cuando lo cierto fue que llegaron hasta Américas. Según cálculos de Protección Civil pudieron ser cerca de 130 mil asistentes.