Independientemente de las lluvias dispersas que pudieran presentarse en las próximas semanas, será hasta los primeros días de julio cuando comience formalmente el temporal en Jalisco, por lo cual los agricultores habrán de tomar sus previsiones, sobre todo porque se espera un comportamiento errático y escaso en las precipitaciones, aseguró el Director del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM), de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Hermes Ulises Ramírez Sánchez.

Los estudios del IAM llegaron a las siguientes consideraciones: presencia de “El Niño” en el Océano Pacífico tropical, con probabilidades de mantenerse todo el año; comportamiento irregular y déficit de lluvias con el punto más crítico en agosto, debido a un temporal errático.

“Se supone que el temporal de lluvias debería de estar iniciando en la tercera semana de junio, pero según los pronósticos va a ser muy difícil que se establezca. La llegada del temporal, como tal, va a ser en los primeros días de julio, más o menos por encima de lo normal. Desgraciadamente, agosto viene sin mucha lluvia, septiembre sin mucha lluvia, y en octubre empieza a llover de manera importante en todo el país; en noviembre y diciembre comienzan a descender de manera importante las precipitaciones”, especificó.

Recomendó a los agricultores que estén pendientes de los reportes de los pronósticos. Explicó que en regiones como Los Altos de Jalisco se previenen con bordos o uso de agua subterránea; sin embargo, eso no quiere decir que no habrá afectación.

“Ellos preparan la tierra, colocan su semilla, empieza a llover y la semilla debe crecer; pero si deja de llover, se quema la semilla y se acaba la producción. Por eso deben de estar al tanto, para planear de manera adecuada sus cultivos. Aunque tenemos otro problema, habrá meses como junio o agosto en los que vamos a tener déficit de lluvia, y ese será factor para que no se desarrollen de manera adecuada los plantíos. Sí deben estar muy preocupados, no sólo los agricultores, también los ganaderos”, añadió.

Recordó que las temperaturas en las regiones Altos Sur y Norte, y en Costa, se registrarán temperaturas más altas que en las regiones Centro y Valles, con estimaciones de entre 35 a 37 grados, aunque todo dependerá de factores como el viento.

Respecto al Lago de Chapala, Ramírez Sánchez consideró que en 2019 no hay posibilidad de llegar a los mismos niveles de 2018, año en que este cuerpo lacustre tuvo una espectacular recuperación. “En este año no va a subir más de dos metros”, informó.

Indicó que el boletín anual emitido por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, pronosticó 24 huracanes para la costa del Pacífico, y 21 para el Atlántico.

“Eso no significa que los huracanes van a impactar, depende de su categoría, trayectoria y un montón de factores. El número no es lo importante. Lo importante es estar preparado para evitar el menor número de daños posibles a la población”, declaró.