Periodismo de paz, inspiración para la solución de problemáticas sociales

0
214

 

– La escritora presentó su libro con 20 historias “para leer en tiempos de guerra”

– “Son historias estrujantes que han sido clave para generar bienestar social”, señala

Narrar la complejidad del mundo y su realidad a través de un acercamiento ético distinto a la fórmula de la denuncia y la exposición de la violencia, es parte de las funciones del denominado “periodismo de paz”, el cual es la base para el libro de la escritora y periodista Cristina Ávila Zesatti.

A través del título “La paz que sí existe y que el periodismo ignora. Veinte historias para leer en tiempos de guerra”, la autora presenta “una selección de entrevistas estrujantes a personajes que han sido claves para generar bienestar social”.

“A diferencia de lo que creen quienes no lo conocen, el periodismo de paz no consiste en contar historias bonitas o positivas, sino que debe enfrentar el reto de narrar la complejidad de nuestro mundo y nuestra realidad desde un acercamiento ético distinto a la fórmula mediática que solo se recrea en el victimismo, la denuncia y la exposición de la violencia”, refiere la escritora.

Ávila Zessati es originaria de Zacatecas y acaba de ser premiada con el Women of Peace Award 2017, en 2009 creó el portal “Corresponsal de paz”, desde ese momento comenzó a incluir esta perspectiva de periodismo que ahora plasma en este segundo libro.

“Todas son historias muy desgarradoras de gente que salió de lugares y situaciones de mucha violencia y que tomó el camino pacífico, son historias muy duras, hay historias, por ejemplo, de Camboya, de las minas antipersonales y del todo genocidio”, detalla.

Agrega que esta compilación tiene que ver con el espíritu inicial de “Corresponsal de paz”, “lo que nosotros intentamos es que de lugares aparentemente distantes, en términos de geografía, pueda inspirar en situaciones similares. Entonces esta fue la selección que quedó y que es un libro que encaja en cualquier mercado, en el mexicano, en el colombiano, en el español, en el estadounidense, porque estamos pensando también a futuro”, finaliza.