Redacción

El puerto requiere regular la explotación inmobiliaria y conservar su patrimonio urbano para relanzar el destino en el plano internacional

El investigador del Centro Universitario de la Costa (CUCosta), Marco Antonio Cortés Guardado, plantea, en su reciente publicación Puerto Vallarta de película. Cine, imaginario urbano y desarrollo social, rescatar la locación donde en 1963 se filmó la cinta estadounidense La noche de la Iguana.

Su investigación, publicado bajo el sello de la Editorial Universitaria, de la UdeG, aborda el tema de la filmación y anécdotas alrededor de la película que proyectaron en el ámbito internacional a un típico pueblo de pescadores del Pacífico mexicano.

El texto intenta atraer el interés de la sociedad, empresarios y gobiernos de todos los niveles para la rehabilitación de la locación, ubicada a 21 kilómetros del Centro histórico –una casa construida por el ingeniero Guillermo Wulff–, revalorar el patrimonio urbano y relanzar al destino turístico.

“Planteamos que se consolide una voluntad colectiva con el rescate del set de La noche de la Iguana; pero también que el gobierno actúe para establecer reglas de conservación del patrimonio arquitectónico y del escenario urbano”, puntualizó Cortés Guardado.

El investigador plantea la regularización del paisaje urbano hoy dominado por modernas torres de departamentos que contrastan con el “estilo Vallarta” del centro de Puerto Vallarta.

“Los permisos autorizados para la construcción de edificios de departamentos, con un estilo arquitectónico moderno, está completamente alejado de la arquitectura típica de Puerto Vallarta, compuesta de fincas de la arquitectura serrana típica” explicó.

Destacó la contradicción del discurso y la práctica de los principales actores del destino turístico, pues gobiernos y empresas explotan la imagen tradicional del puerto sin regular la explosión inmobiliaria.

“Pese a que el gobierno, empresas turísticas y consorcios hoteleros continúan alimentando la idea de un paisaje paradisíaco del puerto, la dinámica inmobiliaria comienza a invadir el área de montaña y los alrededores del pueblo original”, ahondó.

Para el autor, la conservación del “estilo Vallarta” es la clave, pues representa la esencia de Puerto Vallarta. “Se trata de un aspecto estratégico porque contiene el carisma y la personalidad del destino turístico de Puerto Vallarta, que lo hacen único en el mundo”.

A 59 años de la filmación, la población municipal aumentó de 15 mil 462 habitantes en 1963 a 383 mil 686 en 2020. El turismo también incrementó: en 1973, una década después de la filmación, hubo 25 mil turistas; y hacia 2020 se estima en más de cinco millones los turistas que han visitado el puerto en casi seis décadas, de acuerdo Cortés Guardado.

El enorme interés por Puerto Vallarta inició con el imaginario romántico propuesto por la trama amorosa de la cinta dirigida por John Huston y protagonizada por Ava Gadner y Richard Burton.

La noche de la Iguana reunía las claves del imaginario turístico de la época: aventura y descubrimiento de la naturaleza. La película agregó romanticismo, sofisticación y erotismo, además de la libertad para experimentar con la naturaleza y la población local abierta al turismo”, explicó Cortés Guardado.

 Puerto Vallarta de película. Cine, imaginario urbano y desarrollo local, se presentará el 11 de febrero del presente año a las 18:00 horas en la Biblioteca Los Mangos, Centro Cultural (avenida Francisco Villa 1001, Las Gaviotas). Los presentadores son: María José Zorrilla, Promotora cultural y empresaria; Estrella Araiza, Directora del FICG, y Pavel Cortés, Director de Programación FICG y Premio Maguey.