Redacción

• De las aportaciones que Ibarra Pedroza ha hecho en Jalisco y México a través del servicio público y la política, destacan algunos de sus más grandes ejemplos: hombre abierto al diálogo y humano, congruente en sus dichos y acciones, hacedor de puentes para dirimir diferencias y cercano a los jóvenes
El Gobernador del Estado, Enrique Alfaro Ramírez, encabezó este miércoles en Expo Guadalajara el homenaje por los 55 años de trayectoria del Maestro Enrique Ibarra Pedroza, secretario General de Gobierno, quien fue reconocido por familiares, amigos, líderes sociales, políticos, académicos y económicos de todo Jalisco y México, en un acto donde fue expuesta su historia en el servicio público y como formador, escritor, historiador y referente de la buena política al servicio de los ciudadanos.
De manera sentida, el mandatario estatal expresó su agradecimiento y admiración hacia un hombre que, en épocas de divisiones y crisis, ha sabido superar diferencias, abrir las puertas más bloqueadas al diálogo, y actuar correctamente en lo político, lo público y lo privado. Por, ello, dijo el mandatario estatal, es merecido resaltar el trabajo de un jalisciense que ha sabido sumar y trascender en la historia política de su Estado a través del tiempo.
“Enrique Ibarra es un ejemplo, en muchos sentidos, de cómo se puede formar una nueva generación de políticos, porque eso fue lo que hizo él, en un momento de adversidad política, Ibarra siendo un político importante a nivel nacional nos abrió la puerta, nos escuchó, nos atendió, confío en nosotros y cuando regresamos a Jalisco a seguir la lucha política, a lo menos a mí me enseñó el valor de la lealtad y del agradecimiento, y nosotros nos quedamos al lado de él porque creíamos en su liderazgo y porque creíamos que lo que él representaba, era lo que se necesitaba en aquel momento para Jalisco. Me da mucho orgullo poder haber estado al lado de él en esas luchas contra la corriente como una muestra de que el tiempo pone las cosas en su lugar”, enfatizó Alfaro.
Agregó que las enseñanzas de Enrique Ibarra son profundas y serviciales en cualquier cargo público, ya que han mostrado el mejor camino para calibrar bien la toma de decisiones en beneficio de los demás.
Por su parte, el secretario Enrique Ibarra, agradeció el acto de encuentro y semblanza de su vida, el cual consideró inmerecido, pero emotivo para su andar profesional, político y personal, así como para refrendar sus convicciones para hacer el bien y servir a los demás.
“No creo en reencarnación ni en otros tránsitos después de la vida materia, pero si volviera a reencarnar, no tengo duda, volvería a ser político, por qué, porque creo en lo que decía Reyes Heroles, en el valor y en la eficacia de la política. La política es tan limpia que ni los políticos deshonestos logran mancharla y la política es tan grande, que ni los políticos pequeños la empequeñecen. Muchas gracias”, dijo el secretario General de Gobierno al concluir su intervención.
Como parte de los actos de reconocimiento, el Gobernador entregó una medalla al Maestro Ibarra a nombre del pueblo de Jalisco en agradecimiento a todas sus aportaciones a los jaliscienses.
Durante el transcurso del homenaje, se destacaron los logros que Ibarra Pedroza ha hecho en Jalisco y México a través del servicio público y la política, destacando algunos de sus más grandes ejemplos: hombre abierto al diálogo y humano, congruente en sus dichos y acciones, tendedor de puentes para dirimir diferencias, respetuoso, tolerante, crítico, leal y cercano a los jóvenes.
Asimismo, a los reconocimientos entregados a Enrique Ibarra Pedroza se sumaron felicitaciones de personalidades que hoy ocupan algún cargo público, pero principalmente las de familia y amigos como la Diputada Claudia Murguia, Porfirio Muñoz Ledo, Juan Marul, Esteban Garaiz, Roberto Arias, Daniel Camacho, Alejandro Ontiveros, José Woldenberg, Ramiro Hernández, Juan Marul, Hugo Luna, Tomás de Híjar, Martín Almádez, Erika Ramírez, Roberto Zamarripa, Ricardo Monreal, Dante Delgado, su esposa Lupita Gallo Ibarra, quienes lo describieron como un como un gran hombre.