Por primera ocasión a lo largo de 29 años, el Presidente de la República en este caso Andrés Manuel López Obrador no asistió al informe anual de actividades de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), asuntó que causó molestia no solo a quien preside el organismo, sino a diversos sectores de la sociedad.

Se ha calificado este acto, como un hecho inédito, al haber rechazado en diversas ocasiones la solicitud de participación por parte de la Presidencia al acto de entrega del informe de actividades, mismo que se le entregó a la titular de la Secretaría de gobernación Olga Sánchez Cordero, por lo que el ombusdman nacional Luis Raúl González Pérez, señaló que México no necesita retorica sino igualdad.

“En estos primeros meses de gestión, se empiezan a acumular hechos, actos y omisiones que, vistos en su conjunto, nos harían suponer que procurar la vigencia de los derechos humanos no se está asumiendo como premisa y límite de toda actuación pública”, afirmó el ombudsman nacional.

Agregó que “No hay economía, ahorro o medida de austeridad, que compense o justifique que la salud, la integridad o la vida de las personas se ponga en riesgo o se comprometa innecesariamente. Debilitar o volver inoperantes los sistemas públicos de salud, implica una violación a los derechos humanos. Las irregularidades del pasado son motivo de investigación y sanción, los problemas del presente requieren acciones pertinentes y atención urgente”, señaló en relación al polémico recorte y detención de los recursos asignados al sector salud.