Rivas Souza un hombre que no le tenía miedo a la muerte

0
88

Gabriela Godínez García

“A mi lo único que me hace falta en esta vida es morirme”, fueron las últimas declaraciones del decano de medicina forense Mario Rivas Souza, quien falleció hace unos días a los 92 años de edad, y que la Universidad de Guadalajara (UdeG), le rindió un sentido y merecido homenaje póstumo.

En su mensaje el Gobernador del Estado de Jalisco Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, señaló que Rivas Souza fue un gran maestro, un hombre honesto, además de catalogarlo como una persona no directa, sino directísimo, pues en sus respuestas no temía a que hubiera represalias.

“La medicina forense no ha conocido inteligencia más aguda ni mano más firme, con esa misma mano diestra con la que diseccionaba el cuerpo humano era con la que no se amedrentaba para señalar lo que creía correcto. Sin sus aportaciones la justicia del Estado no sería lo que es hoy”, precisó Sandoval.

Por su parte el Rector General de la UdeG Miguel Ángel Navarro Navarro, indicó que hoy el legado de Mario Rivas Souza es una pieza medular en la investigación criminalística, ya que sus vastos conocimientos, su pericia y talento contribuyeron al avance en la medicina forense.

Añadió que ante la crisis humanitaria en la que nos encontramos, fue un portador y ejemplo de valores como la lealtad, la honestidad, la modestia, la integridad, la prudencia y el apego irrestricto a la verdad.

Al hacer uso de la voz el director de los Hospitales Civiles de Guadalajara Héctor Raúl Pérez Gómez, mencionó que con la muerte de Rivas Souza, se perdió a un gran hombre que fue influencia en el Estado, una pieza fundamental en la medicina legal, un jalisciense ilustre, así como un hijo predilecto de la Universidad de Guadalajara y de los Hospitales Civiles.

Recordó que fueron más de 60 años de servicio, por lo que su partida llena de tristeza a la comunidad médica, universitaria y a su familia, sin embargo a través de la memoria siempre estará presente.

En el homenaje que se llevó a cabo en el Paraninfo “Enrique Díaz de León”, se realizaron 6 guardias de honor, al finalizar el acto, se entregó la bandera de la Universidad de Guadalajara a la viuda Doña Virginia Barba Santana.

El dato. En sus 60 años de práctica profesional practicó 130 mil autopsias