¿Se privatizan las instituciones públicas de salud en México?

0
329

Por Héctor Medina Varalta

 

Las llamadas “reformas estructurales” son la parte ilegal que nos tienen destrozados como país. Los capitales legales son la contraparte de las capitales ilegales. Cuando el gobierno dice que quiere detener la guerra y hace reformas estructurales de esta magnitud, lo único que está haciendo es alimentarla.
Javier Sicilia, Movimiento por La Paz con Justicia y Dignidad

 

Mantenerse neutral en la histórica batalla civilizadora en la que hoy se encuentra la humanidad constituye en los hechos un respaldo silencioso a la barbarie y un abandono a los más vulnerables. Como bien afirmó Miguel de Unamuno, A veces, quedarse callado equivale a mentir, porque el silencio puede ser interpretado como aprobación. Asimismo, Martin Luther King Jr., dijo el día en que nos quedamos callados sobre las cosas que importan es el inicio del ocaso de nuestras vidas… Llega la hora en que el silencio equivale a traición.

En mi reciente visita a México, fui invitado en la ciudad de Guadalajara a una rueda de prensa organizada por el Movimiento de Resistencia Sindical de los trabajadores del Seguro Social (MORESISS). En dicho evento se dijo: Ante la reciente serie de declaraciones, ya oficializadas y públicas por las redes sociales (videos y grabaciones), sobre todo por lo que representan quienes a viva voz y presencia han sido sus autores; por un lado, el Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) además de Diputado Federal por el PRI, el Dr. Manuel Vallejo Barragán, y por el otro lado, como su contraparte el Director General del Instituto General del Seguro Social, Mikel Arreola Peñaloza, hizo declaraciones que ponen como centro del huracán de nuevo, la muy probable, a su decir, “inviabilidad financiera del IMSS”, en el Contrato Colectivo de Trabajo (C.C.T.), además del (R.J. P.), Régimen de Jubilaciones y Pensiones de los Trabajadores Activos, Jubilados y Pensionados, y como consecuencia lógica, se ponen en riesgo los Servicios de Salud, al ser el IMSS el pilar fundamental de estos y de la Seguridad Social en su conjunto, los ahí reunidos manifestaron:

Antecedentes

PRIMERO.- El desmantelamiento del IMSS, planeado y orquestado por los gobiernos neoliberales del PRI y del PAN, a partir de la reforma a la Ley del Seguro Social de 1995, para despojar del derecho a la seguridad social y a la salud, a los trabajadores y a sus familias, pretenden mercantilizar los servicios médicos en beneficio de los hospitales privados y de las voraces compañías de seguros.

Las reformas neoliberales: balance aterrador

1.- fue una reforma a toda la estructura del sistema que comprende las distintas ramas de aseguramiento y del Régimen de Jubilaciones y Pensiones. El 21 de diciembre de 1995 se publicó el Decreto en el que se establece la creación de las Afores (Administradoras de Fondos para el Retiro), que entraron en vigor a partir del primero de julio de 1997. El argumento sostenido por el régimen zedillista para justificar la reforma, es que el país tenía poco crecimiento en su economía y se manifestaba la caída del ahorro interno. Esta reforma permitió traspasar los fondos de las pensiones de los asegurados a los bancos (Art. 159 de la Ley del Seguro Social (LSS).

2.- Sin embargo 20 años después de que el Estado Neoliberal Mexicano se lavó las manos en materia pensionaria y le armó un nuevo y jugoso negocio al capital financiero, el balance resulta aterrador: apenas 4 de cada 10 mexicanos realizan aportaciones para los fondos para el retiro, y aquellos suertudos ya pensionados o que están a punto de estarlo reciben y/o recibirán una miseria de pensión. Con la reforma a la Ley del Seguro Social de 1995, el gobierno federal se quitó la responsabilidad constitucional de garantizar el derecho a la seguridad social de la clase trabajadora mexicana, trasladando esa responsabilidad a los poderosos grupos bancarios de la iniciativa privada nacional y extranjera, porque se pasó:

< De una gestión pública, a una gestión privada.

< De un régimen de reparto solidario, a uno de capitalización individual.

< De un Seguro Social, a un seguro privado.

< Del fin del reparto social, al inicio del riesgo y la incertidumbre.

< De la sustitución del régimen de pensiones público, solidario y de reparto de beneficios colectivos, por un régimen de pensiones privado, de capitalización individual y aportes individuales.

< De una transferencias de recursos, cada año, equivalentes al 1.5% y 2% del PIB por un monto aproximado de mil 400 millones de dólares.

El PRI y el PAN pretenden hundir a México

3.- El 11 de agosto de 2004, se reforman los artículos 277 D y 286 K de la LSS; reforma que limita la creación de plazas y dispone que no se podrán utilizar recursos de las cuotas obrero-patronales para pagar las pensiones de los trabajadores del IMSS, propiciando que a partir del 2008 los trabajadores sindicalizados de nuevo ingreso ya no se pensionarán con base al CCT, sino por la vía de las Afores, haciendo aportaciones individuales.

En México el proceso de privatización iniciado hace 30 años por los gobiernos neoliberales del PRI y del PAN, aumentó la desigualdad social, la pobreza extrema, el subempleo, el empleo precario sin derecho a la seguridad social, el aumento de las enfermedades crónico degenerativas como el cáncer, la diabetes, la hipertensión arterial, y la incertidumbre de millones de mexicanos y mexicanas de acceder a los servicios públicos de salud. Por eso, el objetivo más importante de las reformas neoliberales sigue siendo la privatización de los servicios de salud, de la seguridad social y de los sistemas de jubilaciones y pensiones.

El gobierno neoliberal de Vicente Fox, culpó a los trabajadores de la “crisis financiera” por la que atraviesa el IMSS, con el argumento de que un “grupo minoritario” de 360 mil empleados obtienen “onerosas” percepciones salariales y gozan de “costosas” pensiones y jubilaciones.

4.- Pero lo que siempre han ocultado las autoridades del Instituto y los gobiernos neoliberales del PRI y del PAN, es que a partir de las reformas a la LSS de 1995, el IMSS ha sido sometido a una brutal política de desmantelamiento y privatización, adelgazando las bases de su financiamiento, a través de las siguientes medidas:

PRI y PAN, exprimidores del pueblo trabajador

< Reduciendo las cuotas a los patrones en los seguros de enfermedad y maternidad en 33% y del 1% al 0.08% en guarderías.

Eliminando las jubilaciones de los trabajadores de confianza de nuevo ingreso.

< Subrogando servicios médicos y guarderías a hospitales y empresas privadas. Por ejemplo, en junio de 2015, el IMSS contrató servicios médicos privados por 4 mil 162 millones de pesos y en 2016 sumaron 6 mil 508 millones de pesos, según el portal de compras del IMSS. Actualmente los servicios más contratados son: pago por prueba de laboratorio, banco de sangre, cirugía de mínima invasión, hemodiálisis interna, cirugía cardiovascular, trasplantes de órganos y tejidos, y hemodinámica.

< El adeudo de 120 mil millones de pesos que tiene el gobierno federal desde 1997 con el IMSS por concepto de gastos de transición y seguro de enfermedad y maternidad.

< El incumplimiento del gobierno federal para cubrir los gastos médicos de jubilados y pensionados, que se estiman en 20 mil millones de pesos anuales.

< La evasión y elusión de cuotas de los patrones y empresarios que ascienden aproximadamente a 20 mil millones de pesos anuales.

Afores, un negocio redondo

< Asimismo, la reducción del presupuesto federal al Seguro Social en materia de salud y seguridad social (el presupuesto apenas representa el 2.5 del PIB, muy por debajo del 9% recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

< El creciente desempleo y la reducción de los empleos formales que aminoran los ingresos del IMSS.

< La aplicación de la política de contención y “topes” salariales, para mantener estancados los sueldos y salarios de los trabajadores mexicanos afiliados al IMSS, que ha generado durante más de 30 años la reducción de ingresos al Seguro Social.

< Las reservas financieras inmovilizadas, calculadas en 70 millones de pesos.

< La sustracción del 30% de los recursos del IMSS que se entregaron a los dueños de la banca usurera, con motivo de las reformas a la Ley del Seguro Social de 1995, cuando se crearon las Afores, negocio que les ha generado concentrar Tres billones de pesos.

El gobierno federal de EPN se ha gastado el fondo de pensiones

<Por otra parte, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR) reveló que el 49.8% del ahorro de los mexicanos, vía Afores, se destina a financiar al gobierno; de este porcentaje global, , el 19.6% financia la deuda privada nacional; el 17.2% se va a renta variable extranjera y el 7.4% a renta variable nacional; el resto, 5.6%, se distribuye entre deuda internacional, mercancías y “estructurados”. De esa manera, los pensionados y los que en el futuro lo estén, dedicarán sus dineros-la mayoría sin saberlo-a sacarle las castañas a quienes adujeron “razones de justicia social” para privatizar el sistema pensionario nacional.

<La disminución del gasto público a través de los recortes a los presupuestos anuales (2014, 2015 y 2016). En este año de 2017, en materia de salud se disminuyeron 14 mil 800 millones de pesos, que representan un recorte del 10.8% millones de pesos, que representan un recorte del 10.8% del presupuesto.

< Se prepara una nueva ofensiva contra las pensiones y jubilaciones, situación que se agrava porque el gobierno federal de Enrique Peña Nieto se ha gastado el fondo de pensiones, al colocar los fondos del Sistema de Ahorro para el Retiro en el sector financiero, permitiendo su apropiación, por parte del propio gobierno y de los empresarios para financiar sus operaciones, por tales razones, es que los fondos han tenido pérdidas (minusvalías) millonarias por los vaivenes del mercado.

En resumen, estas son las medidas neoliberales que han aplicado los gobiernos del PRI y del PAN para desmantelar y privatizar las instituciones públicas de salud, la seguridad social y entregarla a la iniciativa privada y a los voraces banqueros nacionales y extranjeros, los ahorros de 55 millones de cuentas individuales de la clase trabajadora mexicana, acumulando 3 billones de pesos para favorecer a los reyes del capital financiero internacional.

Próximo capítulo: De las DECLARACIONES.