La simplificación de trámites y una legislación que optimice el uso del espectro radiofónico, son algunos de los retos pendientes que tiene México para facilitar que haya más radios comunitarias, y así favorecer el pluralismo y la diversidad en este medio de comunicación, señaló el profesor de la licenciatura en Periodismo Digital de UDGVirtual, doctor Tonatiuh Lay Arellano.

En el marco del Día Mundial de la Radio, cuyo tema principal es la diversidad, el académico miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) dijo que ha habido avance en el reconocimiento de los derechos que tienen los pueblos indígenas y todos los ciudadanos en cuanto a acceso a los medios de comunicación, pero, en la actualidad, los grandes grupos de radiodifusión impiden que esto sea una realidad.

“El reto es una legislación que permita el desarrollo de la radiodifusión indígena y comunitaria. Hubo un proyecto antiguo de Ley Federal de Radio y Comunicación, en el que se establecía que una tercera parte del espectro se dedicara a las cuestiones sociales, comunitarias e indígenas, pero obviamente no pasó”, indicó.

Lay Arellano, quien entre sus líneas de investigación tiene como tema la legislación de medios, explicó que la burocracia provoca que las comunidades comiencen a transmitir antes de obtener el permiso formal y son acusados de utilizar el espacio radioeléctrico de manera indebida, “lo que es un delito federal, y entonces por tener una radio que sirve a tu comunidad, te equiparan con el crimen organizado y caer en cárceles de máxima seguridad”.

También señaló que otra adversidad de las radios comunitarias tiene que ver con la potencia con la que transmiten, pues mientras las radiodifusoras comerciales llegan a tener potencias de 300 mil watts, hay radios comunitarias que tienen una potencia de apenas 1.5 watts.

De acuerdo con datos de la UNESCO, en América Latina hay cerca de 10 mil radios comunitarias. Perú es el país que más tiene, seguido de Ecuador, Bolivia y Brasil. Si se cuentan también las que emiten sin licencia, el número total de radios comunitarias es mucho mayor. Sólo en Brasil, hay más de 10 mil emisoras comunitarias a la espera de licencias.

Ante este panorama, dijo que hay comunidades que han encontrado en el entorno digital, una manera de crear espacios de difusión, cuya regulación también es tema de discusión, concluyó.