Redacción

El Gobierno de Jalisco, a través de la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP), continúa con los trabajos en las estructuras con gaviones colocados aguas arriba sobre el río Salsipuedes para la protección de San Gabriel, derivado de las lluvias del 2 de septiembre de 2019.

Las estructuras de retención 1 y 2 construidas por la SIOP se encuentran con un avance del 90 y 98 por ciento respectivamente y sufrieron afectaciones mínimas. Cabe mencionar que la capacidad total de retención o almacenamiento se llenó de palizada, piedras y lodo por lo que ayudaron a evitar que 15,000 m3 aproximadamente de este material llegara a San Gabriel.

La estructura 3 tiene un avance de 30% aproximadamente, las lluvias no han permitido su avance, y fue la más afectada con el arrastre de piedras y la ruptura de mallas para gavion.

También se iniciaron inmediatamente labores de desazolve y limpieza para que vuelvan a tener capacidad.

En San Gabriel los niveles alcanzados por el río fueron menores y únicamente desbordaron en 3 de los puentes identificados como vado (los cuales tienen una área hidráulica muy por debajo de la sección promedio del río) lo que provocó el ingreso de agua a 6 viviendas con niveles de entre 20 y 50 centímetros por un pequeño lapso de tiempo.

En cuanto a la sección del cauce, esta se ha modificado con las últimas tormentas, ya que con el desasolve la velocidad parece haber aumentado y con cada tormenta está lavando material bajando los niveles de arrastre y provocando socavamiemtos laterales en algunas curvas del cauce. Esto último ha incrementado las afectaciones en uno de los puentes dañados en el evento del 2 de junio (puente de calle Bucareli), y la ruptura de 2 líneas de drenaje que cruzaban el río encofradas y al bajar el arrastre quedaron expuestas y se tornaron.

La SIOP entró inmediatamente a reparar los aproches de los puentes  y las líneas de drenaje. El resto de los puentes y calles prácticamente no fueron afectadas.

En cuanto a las líneas de agua potable del manantial a San Gabriel se reporta un respiradero roto en una de las cajas por el cual ingresó algo de agua turbia del río cuando este se encontraba a su máximo nivel; pero una vez que bajó la línea se limpió sola. Las estructuras no fueron afectadas, pues debido a que se colocaron a una mayor elevación de la que tenían los cruces anteriores no las alcanzó el nivel del río. Por lo que el suministro de agua sigue sin interrupciones.