La Guardia Nacional

0
64

La creación de la Guardia Nacional ha dado mucho de qué hablar. Sus alcances, sus atribuciones, la creación de un agrupamiento en el que todos ven a soldados patrullando las calles y los riesgos de militarizar la seguridad pública, son algunos de los muchos argumentos que se manejan en torno a la decisión de darle al Presidente de la República, instrumentos que considera necesarios para devolverle al país la paz social.

Sin embargo, nada más alejado que eso, pero deberemos analizar lo que ha sucedido con la aprobación de este agrupamiento que de hecho ya existía en nuestra Constitución General, pero que ahora, ante la fusión de todas las propuestas surgidas de las distintas corrientes políticas, se genera un dictamen que aún analizará el Senado de la República, que aglutina las propuestas más importantes de los partidos, gobernadores, presidentes municipales, especialistas y organizaciones civiles.

Tenemos un compromiso claro con la sociedad y es atender las demandas que tienen en materia de seguridad, en el caso concreto y respaldar una propuesta del gobierno federal y trabajar con quien ahora encabeza el Poder Ejecutivo, en quien recae la responsabilidad de diseñar políticas y estrategias que atiendan este tema.

Si bien no se trata de aprobar por aprobar, nos correspondió analizar, revisar y proponer ajustes y modificaciones a la propuesta presidencial de la Guardia Nacional, a fin de quitarle aquellas aristas que pudieran ser riesgosas para los ciudadanos, buscando aportar antes que destruir, pero permitiendo la creación del agrupamiento porque finalmente el responsable de la seguridad es el estado y vigilaremos que cumpla.

Entre los cambios que propusimos y se lograron, fue quitar el mando militar a la Guardia y dejarla en un civil y bajo la responsabilidad de la Secretaría de Seguridad y no de la SEDENA o SEMAR y ahora trabajaremos en las leyes secundarias que regulen el funcionamiento del agrupamiento y además, se logró el apoyo al fortalecimiento a las policías municipales y estatales.

El nacimiento de la Guardia Nacional es una respuesta parcial al gran problema de la inseguridad al que nos enfrentamos, en donde el respaldo de todos es fundamental pero debemos destacar que como se ha planteado en gobiernos anteriores, el apoyo de las fuerzas armadas es básico en el combate al crimen organizado.

Los ciudadanos requieren de las mejores instituciones posibles para recuperar su tranquilidad y por eso, desde el PRI trabajaremos impulsando lo que sea procedente para lograrlo.

*Presidente del CDE del PRI en Jalisco.

Facebook y Twitter: Ramiro Hernández / @ramirohdezg