José Alberto Villa Jáuregui

 

 

Como candidato Aristóteles Sandoval Díaz, realizo visitas a diferentes comunidades de escasos recursos, en el estado incluso penetro en los lugares o zonas de difícil acceso, barrios, ejidos, y ayuntamientos a lo largo y ancho del estado de Jalisco, para el candidato era indispensable recorrer y generar presencia en todo Jalisco, sin importar el tiempo que este representaría.

Acudió a diferentes eventos en los que siempre estuvieron presentes festividades acorde a la tradición o creencia de las comunidades esto con el fin de que el votante sintiera esa cercanía con su candidato, de besos a ancianas, abrazos a personas con capacidades diferentes, hasta sostener en brazos a los hijos de todas aquellas personas que se acercaban a apreciar el mitin que en ese momento se llevaba a cabo en su comunidad, en toda la etapa de su campaña se le vio recorrer diferentes rutas de camiones para ir a su lugar de campaña, además de desayunar, comer y cenar en los diferentes establecimientos que tiene el Estado, siempre y en todo momento sonriente y estrechando la mano de todos.

Sus discursos siempre fueron amenos, y agradables que no solo expresaban comentarios insulticos, o propuestas largas y complicadas, Aristóteles Sandoval logra arrebatarle la gubernatura a sus contrincantes, y devolver a la representación del partido revolucionario institucional el estado que en doce años estuvo gobernado por Acción Nacional, (PAN).

La participación del candidato fue sin duda ejemplar y motor importante para ganar la campaña y las elecciones políticas, puesto que esto representaba liderazgo y sentido de responsabilidad que todos los que hicieron y participaron en las campañas, motivados con el esfuerzo de su representante se inclinaban a seguir luchando para conseguir la victoria.

En épocas más recientes, los políticos han seguido con la idea de entretener y distraer a la población, esto se ha dado bajo regímenes totalitarios, autoritarios y democráticos. Por ejemplo Adolfo Hitler fue un gran seductor y encantador de masas, quien uso, entre otros medios, la distracción, el entretenimiento y la diversión como estrategia para acceder al poder en Alemania. El mismo Pinochet en chile, era un personaje que fascinaba a las masas, tenía una alta capacidad para impresionar, encantar y, sobre todo, organizaba celebraciones majestuosas y entretenidas para demostrar poder. En España, francisco franco se apoyo en el uso de la música como parte de su sistema propagandístico (Valdez 2000)6.