RE-EVOLUCIÓN Sistema Penitenciario Mexicano

0
209

 

Francisco Jiménez Reynoso

Felicito a mi amigo: Maestro Rodolfo Armando Casanova Valle. Por los eventos que celebro entorno al día del Abogado. Así como la integración del Consejo Directivo 2015-2017 de la Federación de Asociaciones de Abogados de Jalisco A.C. en la que fue electo como Presidente… en hora buena.

Uno de los problemas más graves que tenemos en México, es el del sistema carcelario, los índices de reincidencia son elevados, además los delitos de alto impacto siguen a la alza y la violencia es generalizada en las cárceles de México.

Por lo anterior, las bandas del crimen organizado se siguen robusteciendo y están exhibiendo a nuestras autoridades.

En Jalisco, hemos advertido desde hace algunos lustros la inconcebible idea de crear viviendas colindando con el Centro Penitenciario de Puente Grande, para algunos mejor conocido como “Puerta Grande” después de la fuga de 2001.

La fuga del Chapo Guzmán, es una muestra de lo señalado, y tiene varios ingredientes que lo hacen muy delicado. Para empezar, fue su segunda fuga, ya que desde los albores del siglo XXI perpetro su primer golpe, fugándose de la cárcel de Puente Grande. Hoy lo hace desde el Altiplano. Lo curioso del caso es que en ninguno de los  dos eventos se realizo un solo disparo, lo que trae como consecuencia que impera una gran corrupción de las autoridades mexicanas de diferentes ordenes de gobierno y por supuesto de las autoridades penitenciarias.

El artículo 22 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, señala lo siguiente: “quedan prohibidas las penas de muerte, de mutilación, infamia, la marca, los azotes, los palos, el tormento de cualquier especie, la multa excesiva, la confiscación de bienes y cualquiera otras penas inusitadas y trascendentales, toda pena deberá ser proporcional al delito que sancione y al bien jurídico afectado.

Desgraciadamente, en la cárcel no están muchos de los que deberían de estar, y están muchos que no deberían de estar. Esto trae como consecuencia una sobrepoblación que veo riesgosa.

 Muy probablemente está a punto de colapsarse el sistema carcelario en México y Jalisco no es la excepción, ya que hay una sobrepoblación de 17,600 internos esto sin contar a los detenidos en cárceles municipales, el sobrecupo alcanza el 81 por ciento en el núcleo penitenciario de Puente Grande ubicado en el kilómetro 17 de la carretera a Zapotlanejo, están ubicados 4 de los 14 centros penitenciarios del estado que concentran a más de 15 mil reos.

Según mi amigo Guillermo Zepeda Lecuona, en nuestro país hay 240 mil internos, distribuidos en 419 centros penitenciarios, cuya capacidad máxima es de 190 mil personas, esto significa que la ocupación penitenciaria es del 126 por ciento. Como país excedemos los límites establecidos por la Organización de las Naciones Unidas, que considera que privar de su libertad a una persona en condiciones de hacinamiento más de 120 por ciento de ocupación es un trato cruel, sin embargo esta tasa de ocupación es apenas un promedio, los centros penitenciarios más grandes del país están a más del 200 por ciento de su capacidad Dos de cada tres internos en México viven hacinados.

Lo anterior trae como consecuencia posibles fugas que deteriorarían a un más la paz que hemos perdido en México.

jimenezabogado@gmail.com