RE-EVOLUCIÓN Válvulas de escape

0
162

 

En días pasados, aprecie con interés un Cartón de la autoría de Francisco Cortés Fuentes, quien es mejor conocido por su firma: Jupiter.  Titulada “Ley Mordaza Deportiva” y se observaba a los aficionados al deporte más lucrativo del mundo, que es el fútbol, con un letrero en las manos en la entrada que decía: prohibido expresar lo siguiente: “uuuulero, heeeeee puto, chinga tu madre árbitro, matarile al maricón, entre otras expresiones propias de los deportes mexicanos por parte de los aficionados.

Cartón que llamo mi atención y platique con el autor del cartón, llegando a las siguientes conclusiones.

Como usted sabe apreciable lector, nuestro vocabulario mexicano es muy florido y dinámico en cuanto a los deportes se refiere.

Lo anterior, tiene como antecedente la violencia en los estadios, en la que en las últimas décadas, en no pocas ocasiones, el control se ha salido de las manos de las autoridades por el actuar de cientos o miles de aficionados en un evento deportivo, que antaño se considero en México y Jalisco, como familiar.

En base a lo anterior, se han buscado medidas desesperadas para frenar la violencia en los eventos deportivos, esto con alusión a la modificación que hicieron los diputados a la Ley de Cultura Física y Deporte, en la que tratan de prevenir eventos violentos, intentan irse a la raíz, coartando la incitación a la violencia por medio de los cánticos de los aficionados a este deporte. Al igual que en la lucha libre, consideran palabras de incitación a la violencia otras tantas famosas como: “pito chico, pobres pobres chinguen a su madre, puta y apretada, acompañada de la vuelta, vuelta…” entre otras frases populares como pártele su madre y demás.

Esta ley intenta ser en mi opinión una modificación fracasada como lo fue la promulgada por el entonces presidente municipal Coll Carabias que intentó prohibir las minifaldas, ganándose el repudio de la ciudadanía y por supuesto de las trabajadoras del ayuntamiento municipal de Guadalajara.

Pues bien apreciables lectores, estas expresiones, en mi opinión, son las posibles válvulas de escape de un pueblo pobre y reprimido, además de frustrado por la impotencia de lo que han hecho con su dinero gobiernos y políticos ineptos y corruptos.

Que pasará si hasta estas válvulas de escape son cerradas. No será que el malestar social se acreciente  y pueda desembocar en violencia ya no solo verbal…

Además, vale la pena contrastar la “Ley mordaza en el deporte” con el artículo sexto constitucional, mismo que a la letra dice: “La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley. El derecho a la información será garantizado por el Estado.

Toda persona tiene derecho al libre acceso a información plural y oportuna, así como a buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole por cualquier medio de expresión”…

Lo que si parece complicado, es el sometimiento de la sociedad en relación a estas prohibiciones.

Como siempre, apreciable lector, usted tiene la última palabra, y forjara su propio criterio en relación a la libertad de expresión en nuestro país, desde el punto de vista constitucional.

 jimenezabogado@gmail.com