RE-EVOLUCIÓN Zapopan, seguridad: Perfil

0
177

Francisco Jiménez Reynoso

Felicito a mi amigo: Dr. y Notario Público, César Eduardo Agraz, por el nuevo cargo que le ha sido asignado, representando a los profesionistas de Jalisco. En hora buena y Éxito…

La renuncia de Jesús Hernán Guízar Maldonado como Comisario de Seguridad Pública en Zapopan, fue sorpresiva para el que suscribe.

En mi opinión, la persona que ocupe su cargo debe tener experiencia  operativa, académica y administrativa.

Lo ideal es que sea una  persona  con preparación académica en temas de seguridad, pero con experiencia operativa y conocimientos administrativos que le permitan tomar decisiones acertadas.

Este perfil se requiere porque el nuevo Comisario deberá enfrentar un escenario complicado en la parte administrativa por los problemas laborales que deberá resolver con los agentes despedidos que no aprobaron los controles de confianza y con los que serán nuevamente  evaluados.

Con el nombramiento de David Mora Cortés al principio de la administración se apostó por el perfil meramente académico, pero le hizo falta la parte operativa, lo que finalmente propicio  su salida.

Por lo anterior, considero que el siguiente Comisario de Zapopan debe ser una persona con las siguientes cualidades: que tenga algo de academia, de razón, una persona de reflexión, de inteligencia, pero también, es necesario cuente con experiencia operativa, para que no se vaya repetir  lo que sucedió con el primer director que fue 100% académico, pero cero por ciento operativo entonces no funcionó.

A contrario sensu, el caso de Hernán Guízar Maldonado, fue lo contrario, porque tenía conocimientos operativos, pero su fuerte no eran precisamente los grados académicos y políticos, lo anterior que no le permitían darle salida a los problemas laborales y administrativos que tenía que enfrentar.

La designación del nuevo Comisario considero debe tomarse una decisión colegiada y de preferencia entre el Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval,  el Fiscal General Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco y el Alcalde Héctor Robles Peiro. El horno no esta para bollos. Atrás deben quedar los egos e intentar ganar un espacio. Debe buscarse al hombre que cuente con el mejor perfil y con la mas alta responsabilidad.

La salida de Guízar Maldonado se da en una coyuntura interesante, en el que la seguridad en el municipio no es la mejor. Donde el actuar de los agentes municipales ha sido cuestionado en los últimos días por no respetar los derechos humanos de la ciudadanía. Por lo anterior, insisto en que la parte académica podría reforzar el respeto a los derechos humanos.

La renuncia se genera en el contexto en el que todos los elementos de seguridad que no aprobaron la pruebas de control de confianza, debieron ser separados  de sus funciones el pasado 30 de octubre.

El Ejecutivo del Estado, Jorge Aristóteles ha dado a conocer que el 70% de los policías que no aprobaron los exámenes de control de confianza serán evaluados por segunda ocasión, tal como lo indica la ley.

El Gobernador informó también que 16 directores de dependencias de seguridad pública y procuración de justicia no aprobaron dichos exámenes de control y confianza y que estos renunciarían a sus cargos.

Guízar Maldonado renunció a su cargo de director por no haber aprobado los famosos exámenes de confianza que le practico el Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (Cisen).

Tiradores son muchos, pero quien ya ha levantado la mano para desempeñarse como nuevo Comisario de Zapopan, es el Dr. Rubén Ortega Montes. Quien tiene una trayectoria interesante en el área de seguridad pública.

jimenezabogado@gmail.com