Vientos Politicos…

0
340

Eduardo Esquivel Torres

Cada vez que subimos al deficiente transporte público en la ZMG enfrentamos una disyuntiva: si hay asientos desocupados y dónde podemos sentarnos con cierta comodidad. Si observamos  a una persona delgada o de complexión mediana lo hacemos  sin problema, pero si es alguien con sobrepeso u obesidad decidimos no hacerlo por lo general..

Esta es una realidad que miles de personas enfrentamos cuando tomamos el camión. Pero el problema no sólo es cuestión del asiento, sino tambien recorrer la unidad. Los cuerpos catalogados como obesos de algunas personas impiden hacerlo o propician que sea una odisea lograrlo.

Ante este contexto, hay una pregunta que millones de mexicanos, jaliscienses, tapatíos, zapopanos, etc nos hacemos: qué se está haciendo para combatir este problema sanitario?

En el 2000 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a la obesidad como un grave problema de salud publica en el mundo occidental por la serie de complicaciones fisiológicas presentadas en el ser humano,  específicamente las enfermedades cronico-degenerativas , tal es el caso de la diabetes, hipertensión y problemas cardiovasculares,, entre otras.

Cuatro años más tarde (2004) la propia OMS hace un llamado a sus integrantes para que desarrollen y apliquen medidas necesarias y poder contrarrestar la obesidad. Han pasado 12 años del exhorto por parte de las autoridades sanitarias internacionales y en México sigue empeorando esta problemática.

En estos tiempos se gastan en el pais 85 mil millones de pesos al año por atender costos relaciondos con las enfermedades crónico- degenerativos,  producto del sobrepeso y obesidad sobre todo la diabetes.

Esto da como respuesta lógica  que no se están desarrollando adecuadamente las acciones encaminadas a disminuir los efectos negativos del sobrepeso y obesidad. Implica que todo proyecto y decisión debe ser analizado alejado de compromisos de empresas nacionales e internacionales interesadas en continuar ofreciendo y vender sus productos con alta densidad calórica.

De no hacerlo, el área  sanitario mexicano colapsará de tal manera que será irremediable la afectación general del sistema economico-laboral mexicano. Esto significará una sociedad con una menor calidad de vida, enferma y con menos dinero en el bolsilo para enfrentar sus males. Hasta cuando el gobierno federal y estatal tomarán cartas en el asunto,  máxime que ya estamos viviendo las consecuencias.