Redacción

En reunión de trabajo conjunto entre personal de la CNDH y de la CEDHJ se presentaron las campañas “Para que un día no tengamos que ser defensores de derechos humanos”, “Con violencia no hay libertad de expresión” y el documental Libertad de expresión, periodismo en México.

Rodrigo Santiago Juárez, director general de Programas de Agravio a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos de la CNDH, hizo la presentación de las campañas acompañado del titular de la CEDHJ, Alfonso Hernández Barrón, y la secretaria ejecutiva de esta institución, María Guadalupe Real Ramírez.

El presidente del organismo autónomo defensor de la entidad explicó que “En medio de las transiciones de gobiernos –estatal y federal– y a nivel global, cuando el discurso contrario a los derechos humanos va ganando terreno, nos corresponde encontrar la estrategia más adecuada para poder incidir, resguardar ese núcleo de derechos y libertades fundamentales, que son el piso mínimo para cualquier democracia”.

Hablando concretamente de defensores de derechos humanos y periodistas, dijo que debe actuarse con mucha estrategia, con mucha astucia e intuición, pero también con mucha firmeza, lo que debe llevarnos a fortalecer estas áreas, expuso.

“Creo que todos avizoramos los retos por venir, no solamente por el talante de los nuevos gobiernos, sino también por ciertas actitudes de la sociedad en general; los niveles de discriminación, las expresiones y ataques de odio, así como las confrontaciones cada vez más violentas, ponen en riesgo a las personas defensoras de derechos humanos y periodistas, más en un contexto de múltiples violencias, de incremento de homicidios, feminicidios y la delincuencia en general”.

Aprovechó para expresar su solidaridad con la CNDH por la reciente desaparición y muerte de Nancy, quien se desempeñaba en la Primera Visitaduría General del organismo nacional, y recordó que en los últimos meses han arreciado los ataques contra quienes trabajan en la defensa de los derechos humanos, de parte tanto de los grupos criminales, como de las propias instituciones, e incluso de la misma sociedad.

Añadió que desde la Federación Mexicana de Organismos Públicos de Derechos Humanos se está haciendo este recuento de agravios, dentro de los cuales destaca el homicidio del presidente de derechos humanos de Baja California, atacado junto con su familia, así como de otras agresiones a las que esta defensoría no ha estado ajena.

Dijo que esta actividad fortalecerá el área especializada dentro de la CEDHJ y llamó a reflexionar y redimensionar el papel que tenemos como defensores de derechos humanos y los desafíos que esto implica.

Una vez mostrados los spots de las campañas para medios de comunicación sobre no discriminación, prevención de la violencia contra las mujeres, defensores de derechos humanos y periodistas, así como de la denuncia de las desapariciones y la tortura, personal de la CEDHJ ofreció sus puntos de vista sobre la situación de estos fenómenos, las graves violaciones y las herramientas para prevenirlos.

Por su parte, Rodrigo Santiago Juárez dijo que los temas de las campañas son fundamentales para el país y transversales para las distintas temáticas de derechos humanos, ya que se trata de uno de los colectivos más importantes a favor de la democracia y que realizan una labor destacada en la defensa de los derechos humanos y para ejercer la libertad de expresión.

Estos dos grupos, históricamente han sufrido agresiones por ejercer sus actividades a través de las labores de representación, de acompañamiento, litigio estratégico y denuncia pública, por lo que muchas de sus acciones son criminalizadas o perseguidas penalmente con la finalidad de acallarlas.

 Luego de presentar las campañas para medios impresos y electrónicos, impartió un taller sobre la misma temática, con especial énfasis en los estándares internacionales sobre libertad de expresión, con la participación de los asistentes.

La campaña denominada “Para que un día no tengamos que ser defensores de derechos humanos” hace alusión a la posibilidad de erradicar algún día cualquier vulneración de los derechos humanos y de esa forma no hacer necesaria su defensa, mientras que “Con violencia no hay libertad de expresión” trata de la garantía constitucional y de los tratados internacionales a favor de los derechos de las personas que ejercen el periodismo.