Gabriela Godínez García

 

El diputado Enrique Velázquez señaló que es importante destacar que la ley de Libre Convivencia su principal objetivo es otorgar la libertad e igualdad a todos los individuos, sin coartar los derechos de nadie.

Indicó que cualquier persona debe disponer de sus derechos, tal como lo estipula el artículo Primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que sin embargo en algunos de los casos solo se obtienen con la figura del matrimonio y que a través de esta ley otorgaría facultades no solo a las parejas del mismo sexo como se ha manejado, sino que incluye otro tipo de relaciones afectivas.

Agregó que en el sondeo que se llevó  a cabo por diferentes municipios del Estado, con el objetivo de socializar esta iniciativa se les cuestiono de si se aceptarían los matrimonios entre personas del mismo sexo, a lo que el 48 por ciento de los entrevistados señalaron no estar de acuerdo, sin embargo consideran que podría existir una figura que proteja los derechos de las uniones homosexuales.

“Cuando la ley es injusta, la obligación de un diputado es buscar la libertad y  la igualdad, sino se tiene una sociedad mucho más igualitaria, va a ser mucho más difícil tener una sociedad democrática por que luego se da la discriminación”, señaló el legislador perredista.

Explicó que se respeta la figura del matrimonio como pilar de la sociedad y tampoco se toca el punto de la adopción como en últimos días se ha comentado, asunto por el cuál reta al diputado Alberto Esquer a un debate para discutir en qué parte de la ley se habla de la posibilidad de adoptar, por que el propio código civil señala que para poder adoptar tiene que ser por un hombre y una mujer casados, por lo tanto al no modificar ese artículo no se puede hacer nada.

Velázquez señaló que el problema en no aceptar esta ley es la homofobia de los conservadores y que sin argumentos pretenden desinformar a la sociedad, además de que se pretende dar certeza jurídica a los niños, al haber parejas heterosexuales que no están casados y que a través de esta ley les permitiría otorgarles derechos tanto a sus hijos como a su pareja.

¿Qué derechos se protegen? Reconocimiento a la Libre Convivencia, Seguridad Jurídica, Reconocimiento de la Libre Convivencia como estado civil, Derecho de otorgarse y recibir alimentos, Derechos hereditarios, Derechos de tutela, Derechos de seguridad social, Derechos patrimoniales y Voluntad unilateral de terminación.

¿A quiénes beneficia? A las personas de distinto o mismo sexo, que quieran compartir un hogar, y que no necesariamente busquen los mismos fines del matrimonio y del concubinato. El  objeto es dotar de certidumbre jurídica a los libreconviventes.