Redacción

La trigésimo quinta edición de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara inició con la felicidad del reencuentro presencial con los libros y los más de 600 escritores de diversas lenguas que han sido invitados a la segunda feria más importante de habla hispana, que será realizada de manera híbrida del 27 de noviembre al 5 de diciembre.

 En su mensaje de bienvenida, el Rector General, Ricardo Villanueva Lomelí, mostró el sentimiento de lectores, invitados y personas que cada año se reúnen en torno a la feria del libro más importante de habla hispana, y que el año pasado tuvo que ser realizada de manera virtual debido a las restricciones sanitarias por la pandemia del COVID-19.

 “Qué gusto encontrarnos de nuevo, qué gusto reencontrarnos en este sitio que ya forma parte de nuestras vidas y nuestra imaginación, pues durante 35 años nos hemos dado cita para festejar a las letras a la distancia y desde casa. Nadie puede negar que esta es la feria más cálida del mundo. En verdad, el año pasado los extrañamos y los extrañamos mucho”, recordó. 

Hace un año no pudimos vernos aquí, hace un año no pudimos abrazarnos, hace un año vivimos una historia distinta, en la que tuvimos que vivir esta gran fiesta

Recordó que esta feria y la UdeG han vivido momentos complejos en los últimos meses no sólo por el esfuerzo de ver concretada esta edición 35, sino también por la situación política que se ha traducido en recortes presupuestales.

 “Como institución académica hemos estado abiertos al diálogo por encima de señalamientos, acusaciones, e incluso lamentables ofensas del Gobernador del Estado. De verdad, no nos gusta pelear, pero como universitarios estamos obligados a defender nuestra autonomía. Esto es para todos nosotros una responsabilidad histórica”, declaró.

 Agradeció todas las muestras de apoyo de la comunidad intelectual y científica hacia esta Casa de Estudio, y aseguró que defender la autonomía universitaria es también defender la libertad de cátedra y de pensamiento.

 “La autonomía, el respeto y la libertad son esenciales, y hay que hacerlas visibles. Desde aquí, defendamos la autonomía, defendamos el pensamiento, defendamos la libertad”, expresó Villanueva Lomelí.

 El Presidente de la FIL, Raúl Padilla López, quien previo a su mensaje pidió un minuto de silencio por el fallecimiento de la escritora española Almudena Grandes, dijo que haber tenido una edición virtual el año pasado dejó una enseñanza para el Comité organizador y un mayor alcance del público, al llegar a 21 millones de personas; sin embargo, la vocación de la feria es presencial para propiciar el encuentro cercano entre los lectores y los escritores. 

 Subrayó que el aniversario 35 de la feria hace recordar todo el trabajo y la resistencia que ha implicado sacarla adelante desde el inicio.

 “La FIL es un ave de tempestades, que ha salido avante de no pocas dificultades y amenazas; dificultades económicas, por ejemplo, y hoy nos cuesta trabajo creer que la feria surgiera en 1987 en medio de una de las peores crisis económicas en México y América Latina, que golpeó particularmente a la industria editorial. También nuestra feria ha tenido que encarar el asedio del poder público, desde tratar de suprimir su vínculo con la Universidad y convertirla en una feria del Estado o proscribir libros y autores con ideas incómodas, hasta recortar recursos, como es el caso de este año”, indicó.

 Recalcó que la FIL es producto de la autonomía universitaria y sinónimo de independencia al poder público y de libertad de pensamiento.

 “Quienes pretenden socavarla se alían con el oscurantismo y el despotismo; van en contra de la ley y la sociedad misma. Esa autonomía nos permitió surgir como un espacio siempre abierto al debate de las ideas y a todas las posturas intelectuales y políticas, aun cuando naciéramos en tiempos del régimen del partido de Estado”, señaló.

 El escritor Sergio Ramírez dio por inaugurada la feria con un discurso en el que recordó la importancia de la libertad en medio de un clima de persecución política que vive su país y que lo ha alcanzado.

 “La misión de una tiranía es que en tu propio país te vuelvas extraño, pero entonces uno vuelve a la poesía”, declaró.

 El Secretario General de Gobierno del Estado de Jalisco, Enrique Ibarra Pedroza, dijo que el gobierno estatal estará siempre del lado de la autonomía universitaria y defenderá y apoyará a la FIL.

 “Para el gobierno de Jalisco es una satisfacción apoyar, participar en la edición 35 de esta feria, y decirles a las autoridades universitarias que el gobierno seguirá apoyando las sucesivas expresiones de la FIL, seguiremos contribuyendo a su fortalecimiento con la convicción de aportar así al cumplimiento de los derechos de la población en materia de acceso a la cultura”, señaló.

 Durante la inauguración fue entregado el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2021 a la escritora chilena Diamela Eltit, quien agradeció este galardón que recibe por primera vez una mujer chilena, luego de que el poeta Nicanor Parra lo recibiera en 1991.

 La narradora señaló que la literatura siempre ha sido parte de su vida, y pugnó porque haya una mayor equidad entre las escritoras y escritores de todo el continente.

 En la ceremonia también dirigió unas palabras la ministra de cultura de Perú, Andrea Gisela Ortiz Perea, quien agradeció que su país pueda festejar el bicentenario de fundación mostrando su cultura y su literatura en un espacio como la FIL Guadalajara.