Por Héctor Medina Varalta

En el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) 2019, María Elena Romero, presentó el libro infantil Luisol y las pesadillas. La autora relata que es la historia de un niño, que como muchos otros padece de pesadillas a la hora de dormir. Si bien, a Luisol le gustan las aventuras, pero estas que ha ido teniendo últimamente no han sido agradables.

Por lo tanto, le generan miedo, incertidumbre, además, se  siente cansado porque no ha podido dormir. Ante esta situación junto con su mamá idean un truco al que llaman El Avienta Pesadillas y con el cual logran que las pesadillas se conviertan en divertidas aventuras. María Elena comenta que, si bien las pesadillas aparecen a cualquier edad, al menos en su caso, durante su infancia fueron recurrentes y considera que no es la única y pocos se salvan.

Ilustraciones realizadas por María Perujo Lavín

En su caso particular, cuando tuve a mis tres hijas pequeñas, volvió a vivirlas en ellas; la autora sentía empatía porque ella las había padecido. Fue en un inicio para ellas, que escribió este cuento para ayudarlas, pero también se convirtió y le gusta mucho, en un proyecto familiar, porque cuando estaban en el momento de afinar la historia, sus hijas se convirtieron en críticas literarias muy severas y estuvieron aportando ideas, cambiando unas situaciones.

Por consiguiente, el final fue realizado en un trabajo en equipo. Por otra parte, las ilustraciones fueron realizadas por María Perujo Lavín, una joven diseñadora mexicana muy talentosa, que hizo un trabajo maravilloso. María Elena Romero está muy contenta, pues pudo plasmar muy bien tanto a Luisol como al resto de los personajes.

Historias enfocadas a los niños

Para la autora no es difícil escribir literatura infantil, ya que disfruta mucho haciéndolo, si bien, a ella le gusta escribir prácticamente todos los géneros literarios, siempre he sentido un cariño especial por la literatura infantil; se introdujo en ella de niña, es algo que no se le han quitado con los años. Tal vez porque desde muy pequeña empezó a leer y en escribir.

Generalmente, han sido historias enfocadas a los niños, no exclusivamente, pero sí en su mayoría y lo disfruta mucho. Luisol y las pesadillas, es su primera publicación. Tiene otras obras en el tintero. El primer libro que escribió se titula, Manisa y las alas mágicas.

Vamos a darle a Luisol un tiempo para poderlo promocionar, espero que en un año o dos podamos publicar otro libro en donde tiene la peculiaridad de que aparece un personaje que está también en esta historia, que es Lilo, un perrito Chihuahua. Me gustan mucho los perros. En la actualidad tengo cuatro y de niña siempre estuvo rodeada de ellos, ya que sus padres rescataban perros de la calle.

Por lo tanto, tuve la gran fortuna de convivir con el mejor amigo del hombre. Por eso, el amor por los animales nos viene de familia. Los cuatro perros que tengo en casa les parece poco a mis papás, pero son los que puedo cuidar. Mis hijas quisieran tener más, pero por el momento es el límite-indicó la autora.

Sobrina-nieta de María Luisa, la China Mendoza Romero

En estos dos libros, aparece Luisol como personaje, ya que su presencia es muy importante para los personajes principales; llama la atención el nombre del personaje, pues es la combinación de Luis y de sol, es en honor de varios Luises y Luisas de la familia de la escritora, en particular, de una tatarabuela, una bisabuela y también una tía-abuela que quiso mucho.

Era María Luisa, “la China” Mendoza Romero, ensayista y narradora, ganadora del Premio Nacional de Novela José Rubén Romero 2001 A ella le tocó conocer este proyecto, en parte en honor a ella. Y también a María Elena le gusta la combinación de luna y sol; día y noche; el miedo y la felicidad. Le gusta la analogía a lo que esto conlleva. Luisol y las pesadillas, es un cuento para niños que se lee rápidamente, pueden leerlo los propios niños y también invita a los padres de familia a pasar un rato de convivencia familiar.

Hay que prestar atención a las pesadillas recurrentes en los niños

Es muy común que cuando el niño tiene pesadillas se orine en la cama; no minicemos esto, si uno como adulto le genera estrés, frustración y nos mueve muchos sentimientos, cuando uno despierta, imagínense a un niño que, a veces no entiende completamente las emociones. Por eso es importante acercarnos, confortarlos, pero también escucharlos.

Considero que si las pesadillas son muy recurrentes, también tenemos que poner atención en la raíz, de dónde se originan las pesadillas, porque puede ser una situación cotidiana, algo que escuchó, algo que vio que nos pasa a todos. Sin embargo, cuando la pesadilla es muy recurrente debemos poner atención y ver qué es lo que le está sucediendo al niño o niña. El personaje principal, Luisol, es un niño como cualquier otro, con situaciones muy cotidianas. Espero que se sientan identificados-puntualizó María Elena Romero.