Redacción

Miembros de la Sala de Situación en Salud por COVID-19 de la UdeG, brindaron desde la Sala Plácido Domingo del Conjunto Santander de Arte Escénicas, dos sesiones de capacitación masiva a estudiantes, personal académico, administrativo, directivo y brigadas, para un regreso seguro a las aulas, el próximo lunes 4 de octubre.

 Ambas sesiones fueron transmitidas vía redes sociales de la Universidad, Canal 44 y Radio UdeG. El Rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) y Coordinador de la Sala de Situación, José Francisco Muñoz Valle, dijo que con una tendencia de contagios, hospitalizaciones y muertes a la baja, se decidió el regreso a las aulas.

 Alejandra Natali Vega Magaña, adelantó que en todos los planteles se tendrá una unidad que realizará pruebas de exudado nasofaríngeo PCR de manera aleatoria a diez estudiantes que acudan de manera presencial, para identificar posibles casos asintomáticos y aislarlos para evitar un brote de contagios.

 “Esto se hará de manera aleatoria a los grupos presenciales. Si alguno de ellos resulta positivo se va a tomar la estrategia de que todo ese grupo regrese a la virtualidad, y aparte tomemos muestras individuales para conocer quiénes son positivos al COVID-19”, explicó.

 Los estudiantes y trabajadores que presenten algún síntoma podrán solicitar una prueba de diagnóstico con el área médica de su plantel educativo.

Ernesto Alonso Estevez adelantó que tanto las aulas como los laboratorios y todos los espacios tendrán medidas de ventilación natural o asistida con aire acondicionado para reforzar y adecuar los protocolos sanitarios y evitar posibles contagios.

Natalia I. Manjarres Posada indicó que la modalidad semipresencial o híbrida permitirá realizar actividades presenciales con el grupo dividido en dos secciones, que serán reforzadas con trabajo autónomo desde casa mediante lecturas, videos y otras herramientas tecnológicas que ayuden a generar nuevos aprendizajes.

 Explicó que la sección o subgrupo A iniciará clases presenciales el 4 de octubre, mientras que el subgrupo B lo hará de manera virtual y con actividades sincrónicas, y se irán alternando y rotando cada uno de los grupos.

  Guillermo González Estévez recomendó revisar si hay algún síntoma como dolor de cabeza o de articulaciones, fiebre o escurrimiento nasal, o, en su caso, si en la familia cercana hay un miembro diagnosticado con la enfermedad. Si es así, los jóvenes deberán avisar a sus profesores para que les proporcione las actividades a realizar para evitar su retraso académico y en contraparte, los profesores deberán de informar a sus alumnos la manera en que darán continuidad a su clase durante el periodo de asilamiento.

 Aconsejó trazar un plan para disminuir tiempos de traslado y los contactos de riesgo siempre con el cubrebocas bien puesto y un repuesto, en caso de que se deba reemplazar, además de portar gel antibacterial para usarlo si se tiene contacto con alguna superficie que puede estar contaminada y procurar pagar con tarjeta de prepago.

 Dentro del transporte público, los universitarios deben procurar abrir las ventanas para que circule el aire, hablar lo menos posible y practicar el estornudo de etiqueta dentro de la parte interior del codo para evitar propagar la saliva. Cuando hayan bajado del transporte deben lavar y sanitizar sus manos con gel lo más pronto posible.

 Gabriela Macedo Ojeda informó que en la entrada de cada plantel, estudiantes, académicas, académicos y personal deberán de pasar por un filtro sanitario que incluye desinfección de manos con gel antibacterial, medición de temperatura; en caso de tener 37.5 grados centígrados o más deberán regresar a su casa.

 En el aula deberán mantener una distancia de al menos metro y medio entre los compañeros y el profesor, además de mantener una ventilación adecuada con ventanas y puertas abiertas, no compartir objetos con otras personas y, de preferencia, portar un líquido desinfectante para limpiar la zona que se va a ocupar. Tanto en el aula y las aulas comunes deberán portar cubrebocas y evitar cualquier aglomeración, incluso al momento de ingerir alimentos y procurar estar en espacios cerrados el menor tiempo posible. 

Javier Alonso López Chávez informó que en todos los planteles habrá Brigadas de Regreso Seguro, integradas por voluntarios que ayudarán a ejecutar diversas estrategias en las preparatorias y centros universitarios como realizar el filtro sanitario, supervisar los protocolos universitarios, facilitar cubrebocas e información, y orientar a los estudiantes que acuden por primera ocasión a su escuela. 

 Jorge Hernández Bello aconsejó a los estudiantes y trabajadores mantener las medidas de sanitización y sana distancia, pero también buscar tener el esquema de vacunación completo para desarrollar inmunidad y tomar en cuenta la buena alimentación rica en frutas y verduras, además del ejercicio, para fortalecer el sistema inmune que pueda responder de mejor manera en caso de contraer el virus, evitar complicaciones graves y ampliar cadenas de contagio.