Redacción

La memoria histórica que evoca la Antigua Estación del Tren en Chapala fue retomada en el proyecto “100 del Tren”, creado por Alberto Paz Bustamante, estudiante de la maestría en Gestión y Desarrollo Cultural, del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD).

A partir de la campaña gráfica realizada por estudiantes de Diseño para la Comunicación Gráfica del campus universitario y de la maestría, Paz Bustamante planeó la celebración del centenario, que se cumplió el 8 de abril de este año.

Al interior del inmueble se realizaría una “Máquina del tiempo”, que consistía en una actividad presencial ambientada con muebles de 1920 (óleos, muebles, espejos, cerámicas, percheros, etcétera). Sin embargo, la pandemia truncó el plan y la idea se tuvo que transformar para hacer una conmemoración virtual en redes sociales, solicitando 100 videos de igual número de habitantes de Chapala y Jalisco.

De este modo, distintos ciudadanos, artistas de la ribera, académicos y funcionarios compartieron sus experiencias con respecto a la historia de este recinto que hoy alberga al Centro Cultural González Gallo.

“Una pianista de Chapala envió un video tocando las Mañanitas. Una señora que limpiaba la estación hace 20 años mostró unas fotografías donde se veía a ella, junto con sus hijos”.

“En el proyecto se incluyó a públicos diversos: maestros, estudiantes, comunidad norteamericana que vive en la ribera, arquitectos apasionados del patrimonio arquitectónico y niños felicitando al inmueble”, informó.

“Fue una forma de que la comunidad se apropie del espacio –agregó Paz Bustamante–, al menos de forma virtual. Más de 30 mil personas han visto nuestros videos y el Centro Cultural González Gallo está más vivo que nunca. Busqué conectar el patrimonio ferroviario y lo que significa una estación de trenes en la comunidad”.

La idea viaja a la península yucateca

Los estados de Jalisco y Yucatán tienen en común que ambos poseen dos antiguas estaciones de tren cuya arquitectura es relevante, que fueron construidas en 1920 y que hoy son espacios culturales de relevancia.

Así como Chapala tiene el Centro Cultural González Gallo, y en Mérida se encuentra la Escuela Superior de Artes de Yucatán (ESAY)Por ello, Paz Bustamente encontró la vinculación para llevar el proyecto “100 del Tren” a la también conocida Ciudad Blanca.

La estación donde se encuentra la ESAY cumple 100 años el 15 de septiembre. El Director de dicha escuela, el destacado compositor Javier Álvarez Fuentes, se dijo encantado de vincular a Chapala y Mérida”, compartió el gestor cultural. Es decir, que el proyecto de la creación de videos conmemorativos también se realizará en torno a la memoria de la antigua estación del ferrocarril de Mérida.

Paz Bustamente indicó que el proyecto “100 del Tren”, en Mérida, cuenta con la venia de la Secretaría de Cultura de Jalisco (SCJ), el Centro Cultural González Gallo, la maestría del CUAAD y la propia ESAY; así como el apoyo de cada una de las personas que se han sumado al proyecto.

Paz Bustamante es ingeniero en Computación por la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), pero su labor lo llevó a convertirse en diseñador gráfico en medios como El Informador y después en promotor cultural, junto con pintores locales y artistas.

Uno de sus proyectos iniciales fue el apoyo en la documentación del Mariachi Antiguo de Tecolotlán. Otros proyectos suyos son: la realización de la muestra 100 años de Juan José Arreola, que fue expuesta en Palacio de Gobierno de Jalisco y en la Casa Taller Juan José Arreola en Zapotlán el Grande, en 2017.

Creó también El cristal con que se mira, en la Casa Museo López Portillo, en 2014 y la exposición Un peregrino ruso en Guadalajara, en el Museo de Arte Sacro, también en 2014.

Hermoso testigo de la historia de la Ribera

El inmueble de la antigua estación del tren de Chapala fue construido por el arquitecto Guillermo de Alba, quien también edificó fincas en la colonia Americana, como la Casa de los Abanicos (calle Libertad ,esquina Moscú), y otras en el Centro de Guadalajara, durante la primera mitad del siglo XX.

Este edificio de estilo ecléctico es un ejemplo patrimonial artístico registrado en el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), que comenzó a construirse en 1917 y se concluyó en 1920.

La estación solamente funcionó por seis años ya que fue gravemente afectada a causa de las inundaciones por el crecimiento del Lago de Chapala al encontrarse a tan sólo unos metros de éste. Posteriormente, ante la llegada del automóvil la estación entró en desuso.

Tras años de abandono, desde 2006 la antigua estación es sede del Centro Cultural González Gallo, cuya administración está a cargo de la SCJ.