RECUERDAN LABOR DEL PERIODISTA JAVIER VALDEZ EN FIL 2017

0
73

Redacción

“Javier Valdez Cárdenas, como muchos periodistas, no debió morir”, fue la frase inaugural de María Gómez Rueda, integrante de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), de la UdeG, al inicio de la Cátedra Abierta “Javier Valdez”, que en su segunda edición convocó a centenares de asistentes en el salón 5 de Expo Guadalajara, este miércoles durante la 31 Feria Internacional del Libro (FIL).

 El Presidente de la FEU, Jesús Medina Varela, agradeció a Griselda Triana –quien fue esposa de Valdez– el que haya permitido que la cátedra lleve el nombre del periodista, asesinado el 15 de mayo de este año.

 Mencionó que esta cátedra busca dar una esperanza por medio del recuerdo de la labor periodística de los profesionales que han sido asesinados en este sexenio.

 “La violencia contra los periodistas la han querido mimetizar. Lo que ha pasado es que a los periodistas independientes que hablan de corrupción, feminicidio y narcotráfico los han intimidado, los han silenciado”, refirió Medina Varela.

 Recordó que la primera edición de la cátedra se realizó en el Paraninfo Enrique Díaz de León con la presencia del periodista Alejandro Almazán, el pasado 7 de septiembre.

 En esta ocasión tocó el turno de Wilbert Torre Ramírez, quien habló sobre su amigo Valdez Cárdenas y la importancia de hacer un periodismo independiente, pues por medio de este oficio se revelan y difunden los daños que ocasionan el crimen organizado y la corrupción.

 “Javier daba el contexto del daño y la manera en que la sociedad es destruida por el crimen organizado –expresó Torre Ramírez–. Sus textos son contundentes, tenían una ferocidad humana. Toño, su editor, decía que sus textos eran estupendos, eran historias que se repetían porque el narco estaba todo el tiempo en sus historias”.

 Torre Ramírez leyó algunas crónicas escritas por Valdez Cárdenas, y después invitó a varios jóvenes a hacer lo mismo con otros textos que retratan la realidad de poblados que padecen la violencia del crimen organizado.

 “Javier es el gran cronista del narco y su trabajo no ha sido valorado. Hace falta gente con mucha voluntad y con un conocimiento del mundo asentado en muchas disciplinas, como él”, agregó.

 Señaló que ahora más que nunca se necesita un periodismo más cercano a la gente, y que la memoria de su amigo debe de estar presente para seguir evidenciando los daños que ocasiona el narcotráfico en nuestro país.