La supermodelo británica, que fue pareja de Depp, ha desmentido tajantemente que en algún momento la agrediese y ha asegurado que le costó «mucho superar la ruptura»

Kate Moss ya ha declarado durante el juicio que se alarga desde hace semanas y que enfrenta a Johnny Depp y Amber Heard por difamación. Un enfrentamiento que la prensa internacional sigue desde el primer momento y que ha contado con una larga lista de citados para defender ambas versiones. ¿La última? La supermodelo británica de los 90, que ha dado su versión a través de una videollamada emitida en riguroso directo en la sede judicial que tan solo ha durado unos minutos, pero que ha resultado de lo más determinante.

Moss, que mantuvo durante cuatro años una relación sentimental con el protagonista de ‘Piratas del Caribe’, ha declarado firme y resuelta su experiencia desmontando el testimonio de Amber Heard. A la modelo le costó mucho superar la ruptura y su relato de hoy ha ido en la misma línea de las afirmaciones que hizo en una entrevista hace tiempo respecto a los cuatro años que compartieron de amor. «No hay nadie que me haya cuidado tan bien como Johnny lo hizo, y eso es algo que eché de menos después. Cuando rompimos perdí a la única persona en quien podía confiar», aseguró entonces. Hoy ha ido más allá.

«Nunca me tiró por las escaleras»

Una relación larga e intensa -del 94 al 98-, cuando ambos estaban en pleno apogeo de sus carreras, durante la cual, según el testimonio de la modelo británica, Depp nunca le levantó la mano ni sufrió ningún tipo de maltrato. «No. Nunca me empujó, ni me dio patadas, ni me tiró por las escaleras», ha respondido Moss con seguridad y aplomo al inicio de sus poco más de 5 minutos de declaración vía telemática desde Reino Unido.

De hecho, uno de los episodios que el abogado ha sacado a la luz (ya que fue mencionado por Amber Heard en una de las jornadas anteriores del juicio) ha sido el dela caída por las escaleras de la modelo durante unas vacaciones en el Goldeneye Resort de Jamaica junto al actor. Una caída de lo más aparatosa que podría haber sido provocada por un empujón de Depp a la luz de los rumores insinuados por Heard. Nada más lejos de la realidad, en palabras de Moss.

Para despejar cualquier duda que pudiera existir al respecto, ha narrado el episodio con todo lujo de detalles. «Estábamos saliendo de la habitación. Él salió antes que yo. Había habido una tormenta y cuando salí de la habitación resbalé por las escaleras y me hice daño en la espalda. Grité, porque no sabía qué había ocurrido y sentía dolor. Él vino corriendo a ayudarme, me llevó a mi habitación y buscó atención médica para mí». Ni empujones ni agresiones. Al revés.