Redacción

Conmemoran el Día Mundial del Prematuro

El 17 por ciento de los más de cinco mil nacimientos, registrados durante 2018 en el Antiguo Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”, correspondieron a bebés prematuros.

De acuerdo a la doctora Elisa García Morales, jefa del Servicio de Neonatología de dicha unidad hospitalaria, los partos prematuros  pueden darse de manera espontánea, sin embargo, existen factores predisponentes como la edad de la madre, ya sea adolescente o añosa, es decir, arriba de los 35 años, así como enfermedades propias del embarazo como la diabetes gestacional y las infecciones. La especialista añadió que otro factor para tener un parto prematuro es el embarazo gemelar, ya que hay menos espacio para que los bebés alcancen su madurez óptima, además de problemas infecciosos o genéticos del feto.

Esto se dio a conocer durante la conmemoración del Día Mundial del Prematuro (17 de noviembre) que se realizó este jueves con una serie de conferencias dirigidas a futuras madres y padres, familias de bebés prematuros, médicos neonatólogos y pediatras así como público en general. Dichas platicas se realizaron en el Auditorio de la Torre de Especialidades con el objetivo de crear conciencia sobre la prematuridad, y abordaron diversos temas como los derechos del prematuro; cuidados durante el embarazo, nacimiento y seguimiento del prematuro; límites de la viabilidad con la vida y lactancia para el prematuro.

Durante el acto de inauguración del Día Mundial del Prematuro, el doctor Miguel Ángel Zambrano Velarde, subdirector médico del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde” explicó que los bebés prematuros son aquellos que hayan nacido antes de cumplir 37 semanas de gestación. Asimismo, se dividen en subcategorías en función de la edad gestacional, los prematuros extremos de menos de 28 semanas, los muy prematuros que nacen durante la semana 28 a la semana 32 de gestación y los prematuros moderados a tardíos, que van de las 32 a las 37 semanas al nacer.

Los riesgos de un bebé prematuro son altos por lo que el manejo adecuado y de manera integral es de suma importancia para preservar su vida y evitar posibles secuelas o discapacidades que puedan venir a futuro. Desde que nace, el bebé prematuro requiere asistencia terapéutica en incubadoras hasta lograr su desarrollo óptimo. Además, es importante brindar un seguimiento médico al prematuro hasta que cumple al menos los dos años de edad, preferentemente hasta los cinco años.

Las alteraciones de los bebés  prematuros pueden verse en casi todos sus sistemas y órganos que no están bien desarrollados. El más importante es el neurocognitivo, ya que si no se le da el tratamiento adecuado puede tener secuelas o déficit neuroconductuales o neuromotores que pudiera generar discapacidades. Asimismo, pueden existir alteraciones gastrointestinales, cardiacas y respiratorias, principalmente.

En el mundo se estima que cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros, es decir, más de uno en 10 nacimientos. Las complicaciones relacionadas con la prematuridad, provocan cerca de un millón de muertes anuales. En México, cada año se registran 150 mil nacimientos de bebés de menos de 37 semanas de gestación, quienes requieren de cuidados especiales