Redacción

El 38 por ciento de la población infantil y adolescente de Jalisco presenta sobrepeso u obesidad. El estado está ligeramente por arriba del porcentaje nacional del 35 por ciento, señaló el médico pediatra del Hospital Civil Dr. Juan I. Menchaca, doctor Enrique Romero Velarde.

En rueda de prensa para anunciar el Módulo de Pediatría del vigésimo primer Congreso Internacional Avances en Medicina (CIAM 2019), detalló que en diferentes estudios, realizados en cinco escuelas de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), entre los años 2012 a 2017, fueron detectados con sobrepeso u obesidad hasta 40 por ciento de los escolares, cuyas edades oscilaban entre 6 y 12 años.

Cada escuela tenía entre 800 y mil niños. Entre los temas centrales de las investigaciones estaban la conducta alimentaria de los niños; su alimentación y los hábitos de sus familias. Para realizar el análisis, los menores fueron medidos y pesados, y de este modo fueron detectados problemas como sobrepeso y obesidad.

Los estudios fueron realizados por el Instituto de Nutrición Humana, de la Universidad de Guadalajara y la División de Pediatría del Hospital Civil Dr. Juan I. Menchaca. El doctor Romero Velarde fue uno de los investigadores involucrados en los trabajos.

En los niños se evidenció: un pobre consumo de frutas y verduras, tanto en quienes presentaron sobrepeso u obesidad, como en quienes tenían un peso normal. Ellos consumían una porción o una y media, o de plano no las comían, cuando deberían ingerir cinco porciones.

Se detectó la preferencia de los niños por dulces, golosinas y frituras, así como sándwiches que muchas veces no eran saludables por no incluir vegetales; además,  tomaban bebidas azucaradas como refrescos y jugos procesados.

Romero Velarde explicó que muchos niños no presentaban sobrepeso y obesidad, a pesar de que no se alimentaban de forma adecuada. Esto se debe, entre otros factores, a que sus padres son delgados; pero de persistir sus inadecuadas conductas alimenticias tienen altas probabilidades de desarrollar estos problemas en la adolescencia o edad adulta.

Tener padres con sobrepeso, inadecuados hábitos alimenticios y no haber recibido leche materna, son factores de riesgo que, de forma acumulada, pueden tener consecuencias en incremento de peso o aparición de la obesidad desde los 5 o 6 años.

La obesidad favorece la aparición de enfermedades como diabetes; infartos, altos niveles de colesterol, e insuficiencia renal, entre otras. Otro factor de riesgo es el incremento excesivo de peso de la madre durante el embarazo, señaló el especialista.

Dijo que hay escuelas que han disminuido la venta de comida chatarra y bebidas azucaradas en su interior; sin embargo, al salir del plantel escolar los niños tienen acceso a esos productos. Incluso, muchos los consumen en casa.

En el Módulo de Odontología Maxilofacial del congreso, se tratarán temas como la relación de enfermedades periodontales con la diabetes.

La doctora Sandra Berenice Gómez, del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, destacó que la  gingivitis, que causa irritación, enrojecimiento e inflamación en las encías, y que puede complicarse en una periodontitis (infección grave de las encías que daña el tejido blando y destruye el hueso que sostiene los dientes), puede ocasionar dificultades en el control de enfermedades como la diabetes.