Redacción 

Buscan acreditar hospitales de población abierta para brindar acceso a tratamiento contra la Hepatitis C

La Hepatitis C sí se cura. Médicos, legisladores, representantes de la industria farmacéutica y asociaciones civiles buscan que México se sume a la meta fijada por la Organización Mundial de la Salud para la eliminación de la Hepatitis C en el año 2030, dados los avances científicos que han logrado en años recientes desarrollar agentes antivirales directos que pueden permitir dicho escenario.

Así se dio a conocer durante la conferencia magistral “Cirrosis Hepática. Un problema de salud pública, hacia la eliminación de la Hepatitis C en México”, dictada, este viernes, por el doctor David Kershenobich Stalnikowitz, director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, que se realizó en el Nuevo Hospital Civil de Guadalajara “Dr. Juan I. Menchaca”.

Al respecto, la legisladora Geraldina Herrera Vega, comentó, previamente a la conferencia, que la intención es que todos los Estados tengan por lo menos un hospital acreditado para brindar el tratamiento, y que la eliminación de la Hepatitis C se pueda lograr entre el 2025 y el 2030.

Por su parte, Benjamín Becerra Rodríguez, director del Nuevo Hospital Civil de Guadalajara “Dr. Juan I. Menchaca”, se refirió a la conferencia como “un interesante esfuerzo de colaboración entre personajes clave de nuestro sistema de salud, el poder legislativo, la industria de las ciencias biológicas y la sociedad civil, con el objetivo de darle un lugar primordial en la agenda estratégica de salud del país a la prevención del diagnóstico y tratamiento, así como la difusión informativa de la Hepatitis C, uno de los más importantes problemas de salud pública en el país y el mundo”.

El doctor David Kershenobich Stalnikowitz dio a conocer que llegar a la meta de la eliminación de la Hepatitis C es posible gracias a un agente antiviral directo y específico.

Este agente antiviral directo es un tratamiento sencillo en el que el paciente debe tomar una tableta diaria por 12 semanas, no tiene efectos secundarios y tiene un porcentaje de curación del 98%. Ello brinda la posibilidad de prevenir el desarrollo de cirrosis hepática, enfermedad relacionada a la Hepatitis C hasta en un 28% de los casos, así como de cáncer de hígado, asociado en un 26%, explicó Kershenobich.

Eliminar la Hepatitis C no sólo mejora la calidad de vida de muchos pacientes, sino que, por primera vez en México, existe la posibilidad de lograr una reducción en la quinta causa de mortalidad en el país, la cirrosis hepática.

Al respecto, el especialista dio a conocer que para 2020 la estimación en México de pacientes con cirrosis por Hepatitis será de alrededor de 30 mil.

Prevenir este panorama al eliminar la Hepatitis C generará un impacto en los costos económicos tanto para el sector salud como para las familias, ya que los tratamientos de un paciente cirrótico en las etapas terminales tienen costos muy altos. La cirrosis se clasifica en Child A, B o C, dependiendo de la progresión de la enfermedad. El costo de los pacientes con cirrosis Child C asciende a más de mil millones de pesos anuales.

“El acceso al tratamiento de la Hepatitis C se justifica por razones epidemiológicas, razones económicas y de justicia social. Si en la actualidad nos aparece un paciente cirrótico porque no lo hemos detectado y no le hemos dado tratamiento estamos fallando en la justicia social”, aseveró Kershenobich.

La Hepatitis C es una enfermedad que cursa asintomática. 20 o 30 años después de contraerla comienzan a aparecer los síntomas por lo que se llega tarde al abordaje de la Hepatitis. En México, se estima que hay 550 mil personas con el virus de la Hepatitis C, el 95% de los pacientes no han sido identificados debido a las condiciones asintomáticas de la enfermedad.