Redacción

Anuncian los módulos de Neurociencias, y de Ginecología y Obstetricia, del CIAM 2020

 Itsmocele es una secuela que pueden dejar las cesáreas, un defecto en la cicatrización en la pared del útero, de tal manera que se forma una especie de caverna que puede provocar problemas de sangrados e infertilidad, afirmó el Coordinador del Módulo de Ginecología y Obstetricia, del XXII Congreso Internacional Avances en Medicina (CIAM 2020), doctor Alberto Ballesteros Manzo.

Las tendencias indican que el itsmocele va a seguir presentándose ante la alta tasa de cesáreas practicadas en los hospitales privados y públicos, agregó.

El también Coordinador del citado módulo, doctor Sergio Fajardo Dueñas, dijo que de cada 100 mujeres que dan a luz en Jalisco, entre 32 y 35 es por medio de cesárea. Lo ideal es que los porcentajes se ubiquen en 20, de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana, “pero estamos muy lejos de cumplir ese objetivo”.

Explicó que el reto es tratar de evitar, si no hay peligro para la salud, la primera cesárea para reducir la posibilidad de que la mujer opte por una segunda al dar otra vez a luz. Y aclaró que en los hospitales de concentración, a donde acuden pacientes de alto riesgo, las tasas de cesáreas tienen que ser más altas. Hay hospitales de este tipo en el país en que llegan a 80 por ciento. Esto tiene su explicación en el estado de los pacientes, pero en otros nosocomios el panorama es muy diferente, y no todos los casos son justificables, recalcó.

El gran problema es que las cesáreas han incrementado, y hay ocasiones en que son motivadas por petición materna, porque no quieren tener dolores de parto o sienten que el parto natural va a afectar su aspecto físico, agregó Ballesteros Manzo.

Destacó que la prevalencia en los hospitales privados puede llegar a 80 o 90 por ciento de los partos, puede haber nueve cesáreas y un parto natural.

A veces, la cesárea tiene que practicarse debido a que la mujer tiene problemas de preeclampsia que no son controlados, es decir, presión arterial elevada después de la semana 20 del embarazo; también ante una desproporción cefalopélvica (cuando la cabeza del bebé es demasiado grande para pasar por la pelvis); infecciones, por ejemplo condilomas (verrugas genitales), que pueden contagiar al bebé.

Otros indicadores médicos que la justifican son los bebés que no van a tolerar un trabajo de parto.

“El itsmocele. Su importancia clínica, ¿cómo y cuándo tratarlo?” es uno de los temas que desarrollará el Módulo de Ginecología y Obstetricia en el CIAM 2020, que tendrá lugar del 26 al 29 de febrero en el Conjunto Santander de Artes Escénicas, bajo el lema “Por la seguridad de nuestros pacientes”.

Los ejes temáticos de este módulo son: 1. Impacto en el resultado final del embarazo; 2. Embarazo pretérmino: intervención en predicción y manejo; 3.Perlas en medicina materno fetal; 4. Avances en cirugía ginecológica, y 5. Medicina reproductiva en el siglo XXI.

Los pormenores del Módulo de Neurociencias fueron dados a conocer por los doctores Héctor Velázquez Santana y Francisco Javier Guerrero Jazo; los ejes temáticos de este módulo serán: 1. Espina bífida y cirugía obstétrica; 2. Actualidades en el diagnóstico y estudio de los tumores cerebrales, y 3. Cirugía de columna.

Durante el Congreso el Hospital Civil de Guadalajara firmará un convenio de colaboración con la Unidad Pontificia Bolivariana y la Clínica Universitaria Bolivariana.