Redacción

En ocasión del Día Mundial del Corazón, que se conmemora este 29 de septiembre, autoridades de Jalisco se sumaron al lema de este año al hacer un llamado al autocuidado de la salud cardiovascular, exhortando a la población jalisciense a adoptar dieta, actividad física y hábitos saludables; pero también a la empatía y la solidaridad colectiva.

Frente al reto que significan las enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en Jalisco y México, aún por encima de COVID-19, y de año y medio de esta pandemia, la conmemoración tuvo lugar ante el corazón incorrupto de Fray Antonio Alcalde, presbítero católico, quien fuera Obispo de Guadalajara de 1771 a 1792, reconocido como el más grande benefactor que ha tenido el estado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la UNESCO y la Federación Mundial del Corazón han asignado este día para dar a conocer la problemática de las enfermedades cardiovasculares (ECV), su prevención, control y tratamiento. Este año, bajo el lema “Usa tu corazón para conectar”, que promueve emplear la tecnología para cuidar la salud y a la vez “conectar” con las emociones, que también interfieren con el bienestar individual y comunitario.

Durante el acto conmemorativo, celebrado en el Convento de las hermanas Clarisas Capuchinas -donde se resguarda la reliquia del fraile- el Secretario General de Gobierno, Enrique Ibarra Pedroza trasmitió un saludo por parte del Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, y agradeció a las anfitrionas.

“Es muy reconfortante estar en el Día Mundial del Corazón donde se expuso la última voluntad de Fray Antonio Alcalde: que su corazón permaneciera en este claustro. Creo que es quien ha tenido el corazón más generoso, ya que dio de comer al hambriento abriendo comedores populares, como se llamarían ahora, entre otras muchas cosas más que hizo en nuestro Estado”.

Ibarra Pedroza relató registros de la historia en donde consta que Fray Antonio Alcalde, ante la epidemia que mermó 15 por ciento de la población de Guadalajara en (1786-1787), firmó su disposición para construir el Real Hospital de San Miguel de Belén, el 25 de diciembre de 1787, que fue el mayor hospital que tuvo el continente, y que hoy sigue en pie (como Hospital Civil de Guadalajara), brindando atención a miles de personas de la región occidente del país.

“Su corazón, su bondad y su ejemplo será imperecedero en todas las generaciones que nos antecedan. Con la humildad que lo caracterizó, se rehusó a ser inhumado en la catedral metropolitana, su corazón, aunque inerte, sigue aquí y está a nuestro alcance para que siga irradiando esa bondad”, dijo el Secretario General de Gobierno.

Por su parte, el Secretario de Salud Jalisco, Fernando Petersen Aranguren, informó que las ECV son la principal causa de muerte en Jalisco y en México, aún en 2020, año de la pandemia por COVID-19. Las enfermedades cardiovasculares, son producto de un proceso crónico degenerativo fundado en malos hábitos alimentarios y sociales que dan lugar al sobrepeso, la obesidad y la diabetes, el tabaquismo y otras condiciones de tipo psicológicos como el estrés, la depresión y la ansiedad.

“Sin duda que para la terapéutica estos factores de riesgo individuales y colectivos son importantes, pero igual o más importantes es el compromiso que cada uno de nosotros tenemos con nuestra salud y la de nuestra comunidad”, expuso.

Petersen Aranguren precisó que basados en datos en datos estadísticos desde hace un año la Secretaría de Salud impulsa la estrategia “Conoce Tus Cifras”, para que cualquier persona pueda evaluar su riesgo cardiovascular y comience su trabajo individual con la modificación de factores de riesgo, a fin de prolongar los años de vida saludables y por supuesto mejorar la calidad de vida de los pacientes diabéticos e hipertensos.

“La frase ‘usemos el corazón para conectarnos’ es sin duda una gran propuesta, ya que nos recuerda que las enfermedades metabólicas y cardiovasculares tienen un gran componente social. Usemos el corazón para conectarnos en la promoción de la salud y la prevención de las mismas, pero también usemos el corazón para comenzar a utilizar el compromiso, la empatía y la compasión, como armas para el manejo de la salud mental en medio de esta crisis sanitaria en la que estamos viviendo”, enfatizó el Secretario de Salud.

Fernando Petersen subrayó que este 2021, en que se conmemoran 250 años de la llegada de Fray Antonio Alcalde a la ciudad de Guadalajara, se reconoce la importancia y valor de su legado en la gesta de la estructura y sociedad de Jalisco y es así que “en presencia de su corazón físico queremos mandar un mensaje de empatía de confianza y de solidaridad, entendiendo que debemos conectarnos a través del corazón”.

Presente en la sencilla ceremonia estuvo el Cardenal y Arzobispo de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega, quien mencionó que Fray Antonio Alcalde “tenía en el corazón el bien común, un corazón abierto que hacía suyo el drama de los demás”.

“El Día Mundial del Corazón 2021, desde el corazón de Fray Antonio Alcalde, el legado para Jalisco, en estos momentos sería tomar conciencia de la importancia de nuestra salud y nuestros seres queridos, utilizando el corazón para conectarnos desde una postura abierta a los demás a la comunidad y a la fraternidad. Los recursos públicos, en consecuencia, no deben ahogar esfuerzos para ofrecer mesas informativas, charlas, jornadas de prevención cardiovascular que alienten un estilo de vida saludable basado en una adecuada alimentación y actividad física”, apuntó el Cardenal.

Por su parte, María Emilia González Colmenares, madre superiora del Convento de las Clarisas Capuchinas dio la bienvenida a todos los presentes a tan distinguido evento señalando que la presencia institucional en una fecha tan señalada para la salud pública de la humanidad entera, enfatiza la relevancia que todos deben dar a la salud del corazón.

“Nos honra la presencia insólita de ustedes en este lugar, justificada por el motivo que lo hacen en honra de un bienhechor de la humanidad, en memoria de un Obispo que dispuso dejarnos aquí su corazón, pero que esté siga latiendo a 229 años de su deceso nos parece un milagro”, mencionó la religiosa.

El cronista de la Arquidiócesis de Guadalajara, Tomás de Híjar, añadió: “Contemplamos con gratitud, admiración y respeto, el corazón de quien construyó esta casa y le dio fondos para la subsistencia de una comunidad sin recursos materiales, también nos congrega aquí la incertidumbre causada por la pandemia del COVID-19 en lo que respecta a los malestares cardiovasculares, pero también la urgencia alentar el mejor amigo para ellos sosteniendo una vida limpia y ordenada en la dieta y en los hábitos y quien mejor que el obispo Alcalde para dar testimonio de ello”.

Ante la reliquia, el cronista hilvanó la invitación a seguir el lema de este día mundial: “Recuperemos la capacidad de utilizar el corazón para conectarnos desde la austeridad y compasión dándole a este órgano su uso más noble”.