Hospital Civil ha brindado atención desde hace más de dos siglos a los más necesitados

0
134

Gabriela Godínez García

Al Hospital Civil de Guadalajara  en sus inicios se le conoció al principio como Hospital San Miguel de Belén de Guadalajara, hoy es conocido como Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde” en honor a ese célebre personaje.

En 1560 la construcción aún no se llevaba a cabo a pesar de que existía una urgente necesidad debido a las numerosas muertes por epidemias, guerra, pobreza y largas jornadas de trabajo; once años después reunido el pleno de cabildo se decidió la compra del terreno donde posteriormente se construiría.

Los primeros años del hospital fueron en lo que actualmente es el mercado Corona, habiendo sido hasta 1786 un año de grandes desgracias para los habitantes de la Nueva Galicia, ya que la miseria causada por la pérdida de cosechas se sumó una terrible epidemia  la cual produjo innumerables victimas en Guadalajara.

Esta epidemia obligo a trasladar el hospital a otro lugar con mayor capacidad, siendo el 3 de mayo de 1794 cuando los 130 enfermos del viejo y oscuro edificio del centro de la ciudad fueron trasladados al amplio y ventilado Hospital de San Miguel, el cual se convirtió en el nosocomio más grande de la entonces Nueva España.

En 1854 llegaron las hermanas de la Caridad y se hicieron cargo de la administración y atención a los enfermos, estas religiosas estuvieron a cargo del mismo durante veinte años, dos años después de que habían sido expulsadas del país por Benito Juárez.

En 1888 el reglamento de la escuela de medicina, ordenaba que los estudios prácticos se llevaran a cabo en el hospital de Belén; finalmente el número de médicos aumento de manera considerable en ese año y los médicos profesores distribuía a los enfermos a sus alumnos en diferentes servicios.

Es importante mencionar que actualmente el hospital es uno de los más grandes de Latinoamérica, atiende a más de 4 mil personas al año y cuenta con 3 mil 500 empleados aproximadamente.