Redacción

Inauguran esta unidad en el HCG con una inversión de 19 millones de pesos

Alrededor de once mil niños con enfermedades complejas y terminales serán beneficiados cada año con la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos “Pablo Jiménez Camarena”, única en su tipo en todo el país, inaugurada este martes en el Nuevo Hospital Civil de Guadalajara ”Dr. Juan I. Menchaca”.

El Rector General de la Universidad de Guadalajara, Miguel Ángel Navarro Navarro, el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez,  así como autoridades del nosocomio, inauguraron esta unidad que ofrecerá cuidados paliativos pediátricos como el manejo del dolor, y consulta médica y psicológica.

La unidad cuenta con cuatro camas de hospital de día, dos consultorios médicos; un consultorio de psicología, salas de ludoterapia, terapia física, central de enfermería,  áreas de trabajo social, y terapia asistida con perros; una capilla ecuménica y 15 lugares en sala de espera para familiares.

Este espacio mejorará la calidad de vida del paciente con enfermedades crónicas, incurables, de mal pronóstico y en fase terminal, además de contribuir a eliminar su estrés, mejorar su control del dolor agudo y crónico; disminuir la estancia intrahospitalaria de los pacientes en situación terminal: hacer menos diferidas las consultas pediátricas paliativistas y psicológicas; fomentar el trabajo en equipo centrado en el paciente y sus familias para disminuir la claudicación familiar, y mejorar el apego al tratamiento.

Navarro Navarro recordó que durante los últimos años este nosocomio ha intensificado la gestión de recursos en aras de modernizar las instalaciones, adquirir tecnología médica y habilitar nuevos espacios para atender a más pacientes.

“Este proyecto, junto con otras acciones en materia de cuidados paliativos, son reflejo de la importancia que las autoridades gubernamentales y de nuestros Hospitales Civiles asignan a las tareas de tratamiento y acompañamiento de familias con pacientes que sufren enfermedades crónicas, incurables, de mal pronóstico o en fase terminal. Mediante esta Unidad de Cuidados Paliativos será posible atender a más población pediátrica que forma parte de familias con escasos ingresos y no cuentan con seguridad social”, expresó.

Hizo un llamado a las autoridades de salud estatales y federales para mantener e incrementar los recursos y apoyos otorgados al Hospital Civil y garantizar que continúe y mejore sus funciones de enseñanza, investigación y atención médica.

La unidad tuvo un costo de 19 millones 865 mil pesos, de los cuales fueron destinados 11 millones 780 mil a la obra; siete millones 86 mil pesos a equipamiento, y poco menos de un millón de pesos a tecnologías de la información; recursos que fueron posibles gracias a aportaciones del gobierno estatal, a recursos propios del nosocomio y a acciones filantrópicas de diversos particulares.

Alfaro Ramírez destacó que esta unidad contribuye en el propósito de cuidar el legado del fundador del Hospital Civil. “Estoy seguro de que si Fray Antonio Alcalde viviera se sentiría orgulloso y muy tranquilo de saber que hay personas como la doctora Yuriko Nakashima Paniagua, jefa de la unidad, que están dando continuidad a los principios que él defendió. Este proyecto en mucho se debe a su empuje y, por supuesto, a la confianza, el respaldo y el apoyo que tuvo de la dirección del Organismo Público Descentralizado y toda la comunidad médica”, recalcó.

Por su parte el director general del Hospital Civil de Guadalajara, Héctor Raúl Pérez Gómez, aseguró que este fue un proyecto estratégico para el Hospital Civil de Guadalajara con miras a contribuir al sistema de salud de Jalisco en “un área tan álgida” como lo son los cuidados paliativos pediátricos.

“Dolor, anorexia, fatiga, disnea y náuseas son los síntomas más frecuentes que presentan los pequeñitos en esos momentos tan difíciles del enfrentamiento de la enfermedad; pero, sobre todo, necesidad de acompañamiento psicológico por parte de la familia y de todos los profesionales de la salud. Por ese motivo, es un día histórico para nuestra institución y todos, de manera conjunta, los Hospitales Civiles, organizaciones y fundaciones que hacen este tipo de acompañamiento con los pacientes y sus familias, sigamos colaborando para este filantrópico y humanista proyecto”, destacó Pérez Gómez.

Adelantó que este espacio facilitará la creación de un programa académico de especialidad de alta calidad enfocado en cuidados paliativos a menores de edad, y cuyo proyecto será dado a conocer dentro de poco al Consejo General Universitario para su aprobación.

Asimismo el director del Nuevo Hospital Civil de Guadalajara “Dr. Juan I. Menchaca”,  Francisco Preciado Figueroa, destacó que 20 por ciento de los 55 mil pacientes pediátricos que recibe el hospital cada año requieren de este tipo de cuidados, y serán beneficiados con la unidad que dará servicios de excelencia.

“Se pondrán en funcionamiento instalaciones de primer nivel que permitirán atender, con una gran calidad humana y con los máximos adelantos tecnológicos, a los pequeños que, desgraciadamente, sufren enfermedades que limitan su vida o que los colocan al final de la misma; aquí también se ofrecerá apoyo a sus familiares para aprender a sobrellevar sus circunstancias y atender a los pacientes con las mejores condiciones”, recalcó.

Esta unidad “es una muestra más de cómo este hospital y esta institución cumplen con su propósito, a pesar de las adversidades y las limitaciones”, subrayó.