• La empresa fue contratada nuevamente por el Comité de Adquisiciones del Hospital para administrar bonos de los trabajadores vía descuento de nómina, a pesar de otras graves irregularidades.
  • En este caso les “pierden” más de 9 millones de pesos a mil 500 empleados

Gabriela Godínez García

El Secretario General del Sindicato Único de Trabajadores del Hospital Civil de Guadalajara Juan José Hernández Rodríguez, indicó que existe una gran molestia e indignación por parte de los trabajadores de los Hospitales Civiles, quienes denuncian un fraude en su contra por la empresa INNTEC, pues les bloquearon las tarjetas electrónicas que les dieron en diciembre pasado y que resultó ser un fraude por un monto de 9 millones de pesos, y perjudicado a alrededor de mil 500 empleados.

Ante esta situación piden que “a la inmediatez se destrabe la tarjeta, que se le inyecte de recurso”, debido a que el problema inició en diciembre del 2018, cuando por parte de la administración se les entregó a los empleados una tarjeta electrónica, sin embargo varios presentaron cargos no reconocidos o compras con tarjetas clonadas.

Hernández Rodríguez, señaló que en estos meses al Órgano Interno de Control, que dirige Jorge Sandoval Rodríguez, así como al Sindicato comenzaron a llegar diversas quejas, para pedirles mediar con el proveedor, cuyas autoridades reconocieron que fueron sus trabajadores quienes hicieron ese tipo de fraudes.

El líder sindical agregó que a algunos empleados se les cambio la tarjeta por una Mastercard, lo cual les dio mayor confianza, sin embargo al momento de querer utilizarla se encontraron con que están bloqueadas, ante lo que se decide judicializar el tema el pasado 27 de marzo cuando acudieron a la Fiscalía, momento en el que se firmó un comunicado con el director general de los Hospitales Civiles, Héctor Raúl Pérez Gómez y el propio Sindicato, para que en los relojes checadores los trabajadores pudieran acudir y dar a conocer en todos los turnos de los nosocomios, sus quejas en contra de la empresa.

Agregó que fue un arduo trabajo de varios días, en el que se acercaron mil 500 trabajadores, quienes en total se les adeuda un monto de 9 millones de pesos, de ahí su enojo pues no han podido utilizar estos recursos que requieren para solventar sus necesidades, además de representar una burla por parte del proveedor por ser el responsable de las tarjetas y de su personal.

Además, dijo, no es la primera ocasión en que la empresa tiene malos manejos, ya que en el 2017 también participaron en la licitación de las tarjetas electrónicas y se presentó una situación similar a la que se vive actualmente, por lo que el SUTHCG acudirán a la Contraloría del Estado para que se analice la baja de la empresa como proveedor del Gobierno del Estado, por el fraude que realizó.

Cabe señalar que la empresa se comprometió a que antes de este martes 16 de abril los saldos de las tarjetas se restablecerían, por lo que esperan una solución inmediata.