Redacción

● En lo que va del 2022, Jalisco ya superó el número de donaciones por parte de familias que perdieron a un ser querido fallecido; con 35 benefactores. En 2021 fueron 32 donaciones.

● Doy lo mejor de Mí, es la campaña de CETRAJAL que invita a la población a sumarse a la cultura de la donación.

Por su altruismo y generosidad al salvar la vida de pacientes que esperaban por un trasplante, este jueves el Gobierno de Jalisco, a través de la Secretaría de Salud estatal (SSJ) y el Centro de Trasplantes de Órganos y Tejidos del Estado de Jalisco (CETRAJAL), brindaron un reconocimiento a familias benefactoras que donaron los órganos de un ser querido fallecido.

En Jalisco, la solidaridad se evidenció en el incremento de donaciones en lo que va del presente año (enero a julio), un total de 35 familias decidieron donar órganos y tejidos tras el fallecimiento de su ser querido; mientras en todo 2021 se concretaron 32 donaciones de este tipo.

En el Día Estatal de la Donación y Trasplantes de Órganos y Tejidos, que se conmemora hoy en el aniversario del primer trasplante de órgano realizado en Jalisco (la cirugía tuvo lugar el 4 de agosto de 1976), se entregaron reconocimientos presenciales a nueve familias que han sido benefactoras este 2022.

“Es un honor estar frente a ustedes, pues son familias que han dado esperanza de vida a otro ser humano al decir Sí a la donación, en medio de momentos realmente difíciles como es la pérdida de un ser querido, y ustedes que cumplen su voluntad, son los grandes héroes para cada paciente que, después de meses e incluso años de un futuro incierto, han podido restablecer su salud y mejorar su calidad, resaltó el Secretario de Salud en Jalisco, Fernando Petersen Aranguren, al encabezar el acto conmemorativo, y externar el agradecimiento a las familias presentes a nombre del gobierno estatal.

“Con su decisión, un acto enormemente generoso, dan a alguien una segunda oportunidad de vida”, subrayó.

A su vez, Francisco Javier Monteón Ramos, director del CETRAJAL, exaltó la solidaridad de la sociedad jalisciense, caracterizada por una actitud humana que trasciende al salvar vidas a un buen número de personas que necesitan un órgano o tejido.

La madre de un donante, Onelia Espinoza Salazar, quien cumplió el deseo al donar todos los órganos, piel y huesos de su hijo, fallecido hace apenas cinco meses, manifestó: “Digan sí a la vida, sí a la esperanza de muchas personas que están atentos a que le llegue un órgano, no tengan miedo, digan sí a la donación. Duele sí, pero duele más ver una persona que sufra”.

Mario Ismael Balladares de León, paciente con trasplante, compartió que esperó once años por el órgano que hoy le permite estar con vida, y de nuevo al frente de su familia; por lo que dio las gracias a todas las familias que decidieron donar.

Las nueve familias a las que se entregó un reconocimiento hoy fueron las familias: Ramos Servín, Estrada de la Torre, Leirana Lozano, Delgado Acosta, García Espinosa, Ramírez Ramírez, Cervantes Coronado, González Casillas y Cerda Sotelo. El agradecimiento público fue para ellas presentes y para todas las que han dicho sí a la donación de órganos.