Redacción

La tercera ola de contagios que se presenta en la entidad es la que mayor riesgo representa para la población desde que inició la pandemia, debido a que hay más probabilidad de que una persona pueda contraer el virus de forma más rápida, afirmó el doctor Luis Javier González Ortiz, académico del Departamento de Química del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), de la UdeG, durante el webinar “¿Cómo disminuir la probabilidad de contagio por COVID-19? La importancia de protegerse y algunos consejos prácticos”, que fue transmitido vía las redes sociales de dicho plantel.

En la conferencia dirigida a los estudiantes de primer ingreso, el especialista señaló que en este momento, aproximadamente una de cada 60 personas en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) están contagiadas con el virus; esto significa que cualquiera que conviva con ese número de personas podría enfermarse también.

Esta situación no ocurrió ni siquiera el año pasado cuando los casos de enfermos y hospitalizados crecieron de manera exponencial, puesto que las probabilidades de encontrarse un contagiado en la calle era menor.

“Podríamos decir que en los picos de diciembre de 2020 y enero de 2021, y de agosto- septiembre de 2021, una persona quizás podría contraer la enfermedad si tenía contacto con entre 50 y 60 personas; pero desde la Navidad pasada hasta ahora es muy seguro que encuentre un contagio en una interacción con pocas personas; incluso, si solamente sale a realizar su trabajo o las compras básicas. Hay 85 por ciento de probabilidad de que se encuentre a un contagiado”, indicó.

Señaló que convivir con 50 personas no significa que acuda a una fiesta o a un bar, pues con solo subirse a uno o dos camiones para ir a comprar alimentos se cumple esta posibilidad, y si acude además a un centro de trabajo o a un centro comercial, ésta aumenta exponencialmente. Si convive con hasta 200 personas tiene 98 por ciento de posibilidad de enfermarse.

El miembro de la Sala de Situación en Salud por COVID-19 de la UdeG, recordó que, aunque la población más joven tiene un bajo riesgo de ser hospitalizado, es decir, de 3.1 por ciento y de 0.4 por ciento de morir si contrae el virus, es muy probable que convivan con personas mayores de 50 años en casa, quienes tienen más probabilidades de tener consecuencias graves si enferman.

Alguien con más de 50 años tiene cerca de 16.4 por ciento de probabilidad de ser hospitalizado, y 13.2 de posibilidades de ser intubado; además, 5.3 por ciento de las personas con estas características han muerto en el país. Por otra parte, una persona diabética mayor de 40 años tiene muy altas probabilidades de ser hospitalizada (32 por ciento), intubada (13.7 por ciento) y de morir (10.6 por ciento).

El también ingeniero químico y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) recordó que aunque esta nueva cepa pueda parecer menos mortal, es importante evitar los contagios, ya que una persona asintomática puede contagiar a otras personas vulnerables, además de que cada caso podría colaborar a la saturación de hospitales y contribuir a profundizar la crisis económica del país.

González Ortiz recordó que además de evitar salir de casa para lo indispensable, la herramienta para evitar los contagios es utilizar de manera adecuada el cubrebocas, que cubra desde la nariz hasta la barbilla; adoptar el estornudo de etiqueta, así como tomar las medidas de higiene de manos y desinfección de superficies con solución clorada o alcoholada.